Skip to content


Introducción – Idees 4

Escrit el 30/06/2009 per Jordi Oliveras a la categoria Articles "Idees per la música".
Tags:

Per Jordi Oliveras

  • Enllaç a la versió en català d’aquest article.
  • Este artículo es parte del libro “La música y su reflejo en la sociedad”. Descarga en pdf y información para comprarlo aquí

Hay quien habla de la música, y de la cultura en general, como una especie de reino que nos permite escapar de las dinámicas y reglas de la sociedad en la que vivimos. Para otros, la separación entre música y sociedad es falsa, y el vínculo evidente. Las dos visiones tienen sus razones y contra lo que pueda parecer no siempre son contrarias.

La creencia en la música autónoma pone el acento en la existencia de la música al margen de la humanidad. Supone unas dinámicas físicas y cósmicas que sostienen la posibilidad de la música independientemente de quien la escucha y quizás también de quien la hace. Vista así, la tarea de hacer música consiste en captar el movimiento del universo, y puede llegarse a pensar como una especie de ejercicio religioso en busca del conocimiento o la verdad, no dependiente de los hombres.

Para otros, en cambio, la música tiene sus relaciones de concordanza con las formas de vivir, y más que representar esta alternativa a la vida social, encuentra su reflejo lógico en el mundo de los sonidos y las harmonías, y en su uso y consumo. Quizás hay música alternativa en la misma medida que hay grupos sociales que buscan formas de ver la vida distintas, y igualmente hay muchas músicas que son el reflejo lógico de como vivimos. Desde aquí, no se entiende la música sin la intervención del hombre, tanto para producirla como para escucharla. Es el cerebro de las personas quien da sentido a estos fenómenos físicos, y se hace difícil hablar de música sin tener en cuenta estas interacciones. Es más, es el cerebro de las personas, insertadas en determinado contexto donde hay otras personas que establecen pautas colectivas de interpretación, quien escucha. Es decir, escuchamos y hacemos música por como hemos aprendido a escuchar.

Desde este punto de vista, no tienen sentido los mitos de la Arcadia cultural, entendida como una escapatoria a los males, debilidades y servitudes de la vida humana. Si los hombres son malos, la cultura también puede ser mala. Si los hombres son buenos, la cultura también puede ser buena. No hay frontera entre los cultos y los que no lo son. Todo el mundo tiene su cultura. No hay una cultura buena “per se”, sólo hay la que corresponde a cada grupo e individuo, y esta es moldeable en la misma medida que lo puede ser la vida.

Poner en cuestión este mito forma parte del tono general de este libro, pero esto no quiere decir que nos quedemos en una negación o crítica meramente cuestionadora. Constatar donde estamos puede resultar un ejercicio frustrante para aquellos que tienen una imagen idealizada y indiscutible de la bondad de la música. Pero, visto de otra manera, también puede ser una manera de pisar un suelo más sólido para redefinir nuestros deseos. Aceptando que la música también puede ser tan sucia y limitada como el resto de las cosas humanas, también podemos encontrar un nuevo campo de batalla para ensayar los cambios y ejercer nuestras revueltas.

El artículo de Jaume Ayats que abre este libro se encuentra plenamente insertado en este discurso, y quizás es su inspirador. Desde su mirada heterodoxa y pluridisciplinar concreta un discurso iconoclasta que, en el fondo desde un amor profundo por la música, pone en cuestión muchas de las convenciones desde las que la acostumbramos a pensar. Defiende la vinculación entre los hechos sociales y los sonoros, y encuentra motivos para un futuro esperanzador en los usos provocados por los cambios tecnológicos.

Josep Verdaguer habla de libertad y música cogiendo el gusto musical como referencia, poniendo en cuestión si realmente tenemos capacidad para escoger lo que escuchamos. Y nos hace pensar sobre el grado de determinación que ejerce el grupo social al que pertenecemos sobre nuestra relación con el hecho musical. De paso, ubica la música en un marco conceptual más amplio que los sonidos y su combinatoria, teniendo en cuenta los usos y modos de cosumo. Al final, se pregunta sobre las posibles actuaciones políticas relacionadas con la cultura.

De alguna manera, Perfecto Herrera hace un viaje inverso, al preguntarse sobre la capacidad de la música para transformar conductas, actitudes y valores. Fundamenta el poder de la música en la vertiente emocional, y concluye relativizando algunas exageraciones literarias, para apuntar que sólo desde una concepción sistémica amplia podemos afirmar el potencial transformador de la música.

Xosé Aviñoa nos ilustra sobre la aparición histórica del público, como una forma de relacionarse con la música vinculada a un determinado modelo de consumo musical, y se pregunta sobre la influencia de éste en la creación musical.

Para acabar, el filósofo Antonio Castilla, reflexiona sobre algunas nuevas tendencias en los modelos de difusión y consumo, partiendo de preguntarse sobre qué hay detrás del consumo gratuito de la música, en el contexto actual. Su perspectiva filosófica, más que cerrar, nos abre más interrogantes que los que teníamos al empezar.

Esperamos que el libro resulte tan apasionante y sugerente para el lector como lo ha sido para nosotros participar en su elaboración.


0 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Daniel: Muito bom. Muy Bueno!
  • enric: Grácies Ramon. Ho descrius amb molta profunfitat i bellesa.
  • Bani: He sentido a menudo las mismas cosas pero jamás hubiera sido capaz de expresarlas tan bien… Una abraçada
  • Capi: M’ha encantat.

Autors

Arxius

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Política de privacitat

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )