Skip to content


La tranquilidad del estado de alarma

Escrit el 22/12/2010 per Cristina Tascón a la categoria Editorial.
Tags:

Estas navidades podremos estar tranquilos que no hay riesgo de que los controladores aéreos se pongan en huelga. A ver quien se atreve. Ni los controladores ni nadie.

Podremos coger un avión desde 40 euros (que tiene un coste en combustible de…) para pasar las navidades en cualquier lugar de Europa. Podremos estar más tranquilos, por si la duda asalta, porqué ni los pilotos, ni los mecánicos ni los controladores de pista… decidirán, por la espalda y traicionando al resto de ciudadanos que quieren disfrutar de sus merecidas y pagadas vacaciones, dejar de trabajar sin previo aviso. No, a partir de ahora el gobierno no tolerará jamás de los jamases que unos privilegiados que tienen nuestra vida en sus manos tengan también nuestros puentes de la Constitución. No permitirán que a los ciudadanos responsables, los que pactan las huelgas con los sindicatos de por medio, nos usen como rehenes y nos retengan para conseguir sus execrables demandas de dos días libres después de doblar la jornada nocturna.

Podremos estar tranquilos porque a partir de ahora no seremos rehenes en ningún aeropuerto del estado, ni, a partir de aquí, en ninguna estación de metro o tren. El Estado de Alarma, hermano pequeño del estado de excepción, paradójicamente nos hace sentir más tranquilos.

El estado a decidido hacer uso de su función más básica, y tomárselo al pie de la letra: el control de la violencia y convertir como el agua en vino, un civil en militar, para que no rechiste. Si es triste fichar, más triste es trabajar al lado del sargento Gutiérrez.

Y podemos estar tranquilos que los periodistas apoyaran el orden y no criticaran la actitud heroica del gobierno, que ellos también tienen que coger vuelos y además, el periodismo ya no sirve para criticar, que eso está igual de desfasado que las huelgas y es poco moderno. (Y después de que la prensa haya perdido toda credibilidad ahora cualquier cosa se da por hecho que sea verdad).

Podemos estar tranquilos de tantas cosas: por ejemplo de que el tribunal constitucional prohíba que los padres eduquen a sus hijos en casa, que las hierbas medicinales no sean medicinales, que nos jubilemos cada vez más tarde, que se aclare que quien no trabaja es por su culpa, que Josep Anglada se haya quedado a las puertas del parlamento de Cataluya, que Millet siga en su casa y que el arte siga ensimismado en si mismo…

Ahora si, lo que más nos cabrea, es que el Barça, el equipo més gran del món se venda a los musulmanes.

(A Enrique Morente, un flamenco sin patria.)


6 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.

  1. miqueltebar says

    Estoy de acuerdo con tus puntos de vista acerca de la tranquilidad que produce un militar, la bondad de la prensa, y la de los sindicatos. tambien me deja perplejo lo interesante que resulta el Barça en cualquier situacion, me altera la catalunya de Millet i la de Anglada, y sobre todo, comparto el recuerdo por Morente. No entiendo tu simpatia por los controladores.
    salud,

  2. Don Volando Voy says

    Alarma, alarma, es el cuento de Pedro y el lobo, es la del coche aparcado que hace sonar el cláxon, asaltado por el aburrimiento. Es el color con que “Protección civil” (sic), pinta lloviznas, tormentas, brisas y vientos, terremotos y otras angustias emitidas por los telediarios. Usted, ante todo, no se alarme espontáneamente, tome 426 € y marche a casa tranquilo, y sobre todo, no salga, ni piense, ni nada; sea usted mediocre, diga a todo que sí, espere al verano, que ya verá como se pasa el frío, y si tiene calor, aire acondicionado y aguita fresca.
    ¿Qué quitan los 426€?, da igual, no se preocupe, el Estado cuida de usted y de su hígado, ya inventaremos algo, usted siga siendo un inútil y un borrego, alarma, tranquilo. Además, fíjese usted, nadie se quejaba de nada, y salen unos pijos a rebelarse, lo que faltaba, que ejemplo para el proletariado restante. Que venga el ejército, que la policía dando hostias ya no pone, venga.
    Alarma, alarma, pamplinas. Total, ¿Para qué quiere usted su libertad, eh?. ¿Le quita el frío?, ¿Le quita el calor?, ¿Le paga la factura del restaurante o la cuota hipotecaria?, ¿A que no?. Donde esté la seguridad que nos da el ejército a la hora de contolar el aire…¡Qué se joda el viento!. ¡Vivan las “caenas”!.

    • Duvrovnik says

      El ejército como institución pública forma parte de la esencia misma de la idea de Estado. No entiendo vuestra sorpresa. Mientras sigamos hablando del estado en términos paternales, no nos moveremos ni un centímetro, Entiendo que es reconfortante tener fe en que hay alguien interesándose por nuestro higado y mediocridad, pero, lo siento, nadie tiene interés en que haya idiotas. Ser idiota forma parte de lo humano. Hay interés en que haya consumidores. Hoy en día, la ideología, cualquiera, es solo un producto de mercado. Y el producto que más vende, es el de la ideología de izquierdas. ¡Es tan reconfortate sentir compasión por los débiles! … algo así como lo que sentían nuestras abuelas dando limosna en la iglesia.
      ¿Alguien pensaba en serio que los regalitos del estado no tenían contrapartidas? ¿Alguén dudaba que quien compone el estado no somos todos, sino el dinero y la fuerza?…. ¡por favor!

  3. Cristina says

    Miquel!
    no tengo o dejo de tener una especial simpatía por los controladores. A lo que tengo especial antipatía es a los linchamientos públicos y a que las huelgas o sean pactadas o seamos delincuentes…

  4. Jordi Oliveras says

    A mi aquest article també em va fer pensar en això del linxament que dius, Cristina:
    http://blogs.zemos98.org/abrelatas/2010/12/04/espanolada/

  5. EvaVilaró says

    Cristina, Estic molt d’acord amb el que dius. en les diverses converses que he tingut sobre la vaga dels controladors (no sé si he de dir converses o més aviat discussions ja que sovint el clima de la conversa ha estat força tens), el que més em preocupa és que he trobat poques persones capaces de dubtar de l’actitud i els comentaris del govern i del discurs dels mitjans de comunicació. M’he adonat que en general ens ho creiem tot i que això de l’estat d’alarma i de donar una lliçó als controladors va agradar a més d’un. I el que més ràbia em fa és que tot es basa en una mena de discurs de que és pel bé de tothom (pel bé social) tot allò que el poder (en general) no para de saltar-se a la torera… conformisme? conservadorisme? en fi…



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Cristina Arman: Molt bo! Quina extraordinària reflexió. Con m’agrada el quadre de Rigaud. Quin deliri tan...
  • elena: Gracias, Urbana. Qué gusto tener lectoras así! :)))))
  • Urbana Rodriguez: Que verdad mas grande Elena!! Pero dicha con mucha elocuencia como ya es sabido en ti, cada vez que...
  • Ángel Suso Calvo.: Aupahí. La estamos ensayando para incluirla en nuestro repertorio. Ya están “paseo con la...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )