Skip to content

Carregant

Contra la cultura del miedo

Escrit el 28/04/2012 per Rubén López Cano a la categoria Cultura i democràcia, Intervencions al Fòrum, Vídeos.
Tags:

Intervenció de Rubén López Cano al Fòrum Indigestió 2012.

Article publicat a Poliedro Magazine.

El 11 de septiembre de 2001, en Nueva York, el tiempo de la ciencia ficción alcanzó al tiempo cotidiano en un horrendo golpe que suscitó hasta valoraciones estéticas. La “moribunda” historia resucitó de los escombros del muro de Berlín metiéndonos de un puntapié en un tiempo nuevo: la era del miedo. Somos vulnerables. Somos débiles. Un puñado de fanáticos religiosos puede destrozar nuestras ciudades como Godzilla en sus películas de serie B.

Invocando el miedo, una parte importante de nuestra vida se “policializó”. El incremento de mecanismos de control social requirió por momentos nuestra renuncia a derechos fundamentales. En España los controles aeroportuarios se incrementaron hasta el delirio pese a que el mortal golpe fanático no lo recibimos ahí, sino en los trenes de cercanías. Ahí no pudieron adoptarse medidas de control similares porque simplemente resultaban ingestionables como observó Josep Ramoneda. Es el cuento del borracho que buscaba sus llaves 20 metros más allá de donde las perdió porque “aquí si hay luz”. El miedo mina la cordura. Y comenzamos a temer más de la piel oscura. Se volvió normal sospechar de todo. De mochilas sin dueño. De los que adoran a dioses que no están bien clavados en una cruz.

En eso llegó la crisis. Y el miedo se incrementó. Miedo de perder el sueldo, el trabajo, el modo de vida. Miedo al extraño que antes trabajaba para mí y ahora me quita el pan, la salud y el bienestar. Contra el miedo rigor. ¡Que venga alguien con un garrote enorme para protegernos! Fantasía disciplinadora que se ha traducido en un abrumador vuelco hacia la derecha más extrema. Mientras tanto, un nuevo hombre del saco nos azuza todas las mañanas: agencias de calificación circunnavegan el aspecto simbólico de la economía haciendo semiótica de la catástrofe monetaria. Nuestros gobernantes se han convertido en los verdaderos antisistema: se cargan el sistema sanitario, el sistema educativo, el sistema de pensiones y el sistema cultural. Nos exigen aceptación sumisa invocando el miedo: Podría ser peor. Podría ser mucho peor. Hay que temerle al miedo.

La cultura del miedo está aquí intentando imponérsenos como actitud vital. No podemos quedarnos pasivos ante su esparcimiento. Los que trabajamos en alguna área cultural sea la creación artística, el trabajo intelectual o la promoción, podemos hacer mucho para revertir esta inseminación colectiva del terror. Hay que tomar medidas insumisas, indisciplinadas, castrar garrotes y abrir orificios para penetrarnos con nueva poiesis. Hay tres tipos de acciones que podríamos tomar. Ninguna actividad tendrá sentido si no se articula con algunas de las otras dos categorías:

1- Hay que continuar creando por cualquier medio. Recuperar el gusto por el hacer arte, reflexión, conexiones. Producir en la medida de nuestras posibilidades. Es verdad que las ayudas fallan, que tenemos que trabajar más para subsistir y que nos deprime la falta de trabajo y la merma en nuestro nivel de vida. Pero hemos de seguir intentando hacer aquello que amamos en la medida que podamos. Un amigo arquitecto ha descubierto una vía conceptual al hacer relatos de ciudades imaginadas con edificios y estructuras que pueblan en la fantasía de sus cuentos. Todos podemos hacer algo. Pero ahora más que nunca hay que socializar la creación. Llenar la red con una parte de nuestra creación y producción. Compartirla con nuestros vecinos en algún centro cívico o cultural. No se trata de regalar nuestro trabajo ante la carencia de flujo de dinero. Al perder el control de la circulación material y económica de nuestro trabajo, deberíamos reaccionar con el control de la circulación simbólica del mismo. Se trata de crear espacios alternativos de difusión cultural sin renunciar a la reactivación de los anteriores.

2- El transporte público de Barcelona ofrece el billete T10 que permite viajar 10 veces en metro, bus, tram y ferrocarriles propios con la posibilidad de hacer un transbordo gratuito durante el mismo desplazamiento. Una iniciativa ciudadana ha creado el T11: cuando se agota el billete y si aun posee el transbordo disponible, se le da a otro viajero que tome una línea distinta. Las autoridades, lejos de estimular estas medidas de ahorro, recriminan esta organización. Algunas plataformas, dan consejos para evitar o retardar desalojos o confiscación de propiedades por impago de hipotecas. La reglas tienen resquicios, no lo prevén todo y por ahí podemos colar iniciativas, pequeños revulsivos que minen el miedo y abran la posibilidad a nuevas prácticas culturales. En tiempos de crisis se suelen reactivar viejas formas económicas como el intercambio de bienes y servicios. Escribir, pintar o componer o actuar para nuestro fontanero a cambio de algún servicio, intercambiar clases o servicios o bienes usados no sólo nos permite cubrir necesidades materiales. Crisis especialmente demoledoras como la que sufrieron los cubanos tras la caída del bloque socialista en los años noventa o los argentinos en el 2000, minan la subjetividad, destrozan la autoestima y desestabilizan el equilibro interno amenazando con daños personales graves. Si uno habla con protagonistas de aquellos naufragios, estas experiencias de intercambio les han significado un ramalazo de profunda humanidad que reconstituye el alma; una recuperación en la confianza por el de al lado, por uno mismo. Es una inversión cultural a futuro.

3- Pero nada de esto tiene sentido si no participamos de un modo u otro en movilizaciones y protestas. Exigir a nuestros políticos por los medios que tenemos que lo que hay que contener, cambiar y transformar, no el estado de bienestar, sino la locura del sistema económico actual, su especulación económica, las burbujas ficticias y la corrupción. Si no ponen el dedo en la llaga se los haremos pagar muy caro exclusivamente con los medios que la democracia nos da.

Solo actuando simultáneamente en los tres ámbitos podremos transformar esta crisis en una verdadera oportunidad de cambio sociocultural efectivo.

POLIEDRO MAG © 2012 ISSN 2254-2477


3 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.

  1. llorenç barber says

    es de agradecer que reflexiones así de iluminadoras surjan y nos aporten un caudal de manjares para el mas que urgente alimento del salirse de todo margen y de todo paraguas falsamente guarecedor….podemos y debemos poner en danza la utopía al tiempo que con la otra mano no dejamos de vigilar y denunciar todo exceso, todo egoismo, todo hurto…incluso cuando viene de parte de esos gestores de lo cultural, o peor aún, de ciertos artistas que se resisten a salir de lo acomodaticio, del pobre pesebre con el que obtienen un sobre sueldo…..

Continuant la discussió

  1. Contra la cultura del miedo | Poliedro Magazine linked to this post on 07/10/2012

    […] en Fòrum Indigestió 2012 y la revista NATIVA.CAT Compartir: Tagsactivismo crisis cultura cultura contra el miedo intelectuales hoy movimientos […]

  2. Silencis | Pruden Panadès linked to this post on 06/12/2016

    […] por cualquier medio” apuntava el musicòleg mexicà Rubén López Cano en la seva intervenció Contra la cultura del miedo,  en un Fòrum d’Indigestió de l’any 2012. He recordat aquesta divisa i he reconegut moltes […]



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Bernat: Una precisión. Se “contrata” a músicos para actuar en directo, no para posar como modelos con la...
  • Amós Pérez I Escrig: Una precisión. Palo Alto Market es un evento comercial que consiste en la explotación por parte...
  • Qiman: Molt d’acord amb els punts que expresses en aquest post, un parell de puntualitzacions i aprofundiments només,...
  • Mariví Martín: Salutacions des de València. El vostre escrit m’ha interessat molt. Estaré atenta per a conéixer...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )