Skip to content


Pensamos que el trabajo ya estaba hecho, y jugábamos

Escrit el 02/09/2012 per Jordi Oliveras a la categoria Editorial, Postals d'estiu.
Tags:

Traducción de “Crèiem que la feina ja estava feta, i jugàvem”

Hola Olga,

He tardado mucho en responder a tu bonita postal. No estaba seguro de tener nada que decir. Procuro que no me pase como a estos, que repiten cosas que no saben, en las que no creen, sólo porque son las cosas que quieren oír los que las escuchan (y aquí pienso en esta cita). Además, quizá también me ha vencido la pereza veraniega.

Con el paso del tiempo yo he cambiado de actitud hacia lo que comentabas, las confusiones entre realidad y ficción. Antes me parecía un juego divertido. Descubrir que lo que sentimos, creemos y hacemos proviene del argumento o relato que damos a las cosas y no de las cosas mismas, servía para jugar con los amigos, desmantelar creencias, y a veces para crear un clima amable en el que no valía la pena pelear por nada porque nada era verdad del todo.

Ahora no lo veo igual. Hay gente que usa de forma muy perversa e interesada este juego. Hay cosas reales que no son un relato. Hay acciones reales que no son un relato. Hay gente que sufre dolor de verdad y no de ficción. Hay gente que pasa hambre, que muere de enfermedad, o que vive en constante tensión por no tener casa, de verdad, aunque influyan las historias que les han contado, o las que se creen los demás. Así que hay cosas que no son ficciones, y también hay realidades que son realmente afectadas por las ficciones. Pienso en el dinero, claro, que es una ficción. Y aún más cuando se especula con él, que entonces se trata de una ficción-el cálculo sobre un valor futuro- sobre otra ficción -el precio que convenimos que tienen las cosas-. En el dinero y en su influencia sobre la existencia.

Este verano he leído -y me ha gustado mucho- una novela que en cierto modo habla de cómo la ficción condiciona la realidad. Quizás todas lo hacen. Se trata de La Pesquisa, de Juan José Saer, una historia en buena parte policíaca en la que, a medida que nos acercamos a la verdad todo resulta más confuso, y en la que las ficciones -por ejemplo, lo que se piensa sobre el asesino- tienen una incidencia decisiva en la realidad (y no puedo decir más, …). Pero, claro, esto sólo es una novela.

También me ha pasado que he vivido este agosto con la sensación de estar en una tregua. ¿A ti no te ha pasado? Después de un curso de continua agresión informativa, y también real, de repente la paz. Podría llegar a parecer que lo mejor que podríamos -o podrían- hacer sería hacer menos. Malos augurios económicos y políticos, eso sí, pero para septiembre. Como si “la realidad” respetara las vacaciones. Como si paráramos la batalla para tomar el té de las 5. ¿Qué hay de verdad y de ficción en la crisis económica? Como puede ser que “la crisis”, que nos es contada como un tsunami natural, imprevisible y devastador, se detenga por vacaciones? Supongo que casi todo lo que nos cuentan tiene un alto porcentaje de ficción, de convención, de historia con realidades y trasfondo a medio explicar, pero, claro, es una ficción que causa estragos en muchas vidas, y, si no fallan las proyecciones, próximamente en muchas más.

La gente que nos dedicamos a la cultura nos hemos equivocado mucho en estas cosas. Algunos hemos creído que con nuestros juegos con la ficción y el surrealismo ya cumpliamos nuestra labor social: supuestamente contribuir a hacer comprender estas interacciones, y así a hacernos más libres. A veces pienso que el resultado ha sido el contrario: en lugar de desvelar la verdad hemos contribuido a desacreditarla, a hacerla olvidar, a integrar a todos en el juego de casino.

Creo que los poderosos han entendido mejor “la cultura” y como podían jugar con ello. Mientras nosotros la usábamos como lúdico ejercicio, otros la han utilizado para manipular la realidad con más conciencia sobre su incidencia. Así que en estas estamos. Hacienda tiene una parte de razón cuando dice que somos entretenimiento. De hecho el problema no es que seamos entretenimiento, sino que sólo seamos entretenimiento. La cuestión es si podemos ser algo más.

Discúlpame si me he puesto demasiado trascendente, Olga. Quizá por eso no he publicado hasta septiembre.

Un abrazo,

Jordi

Si te apetece hacer comentarios, házlos -en el idioma que quieras, claro- en el texto original.



Últims comentaris

  • Adriana de la Osa: Un texto precioso, Marta. Emocionante e inspirador. ¡Me ha chiflado! Gracias, gracias, gracias....
  • Cristina Arman: Molt bo! Quina extraordinària reflexió. Con m’agrada el quadre de Rigaud. Quin deliri tan...
  • elena: Gracias, Urbana. Qué gusto tener lectoras así! :)))))
  • Urbana Rodriguez: Que verdad mas grande Elena!! Pero dicha con mucha elocuencia como ya es sabido en ti, cada vez que...

Autors

Arxius

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Política de privacitat

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )