Skip to content

Carregant

Hegemonía cultural

Hi ha una traducció al català d’aquest text

No hace mucho llegaba a mis manos el libro del antropólogo norteamericano David Graeber titulado “En deuda: Una historia alternativa de la economía”. En este libro, Graeber explica la construcción de uno de los imperativos que parecen estructurar nuestras sociedades y que, de hecho, se relata como máxima para que nuestras bases de convivencia y desarrollo no se desplomen: pagar las deudas. Para contrastar el poder que la deuda ha tomado a día de hoy, Graeber explica otras tradiciones y momentos históricos donde ésta no se pensaba como punto de no retorno. Entre otros, Graeber señala la celebración del Jubileo. El Jubileo hebreo era un año de celebraciones religiosas que tenía lugar cada medio siglo, momento en el que las deudas quedaban saldadas. Esta tradición encuentra sus raíces en el Antiguo Testamento, en concreto en el libro Levítico donde se resaltaba: «Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes. Será para vosotros un jubileo; cada uno recobrará su propiedad, y cada cual regresará a su familia» (Levítico, 25:10).

En la actualidad parece que la Carta Magna que busca determinar nuestra moral no es ningún libro sagrado ni ninguna Constitución pactada socialmente. Más bien, el sistema de valores que se consideran convenientes vienen formulados por una particular Santa Trinidad: La Troika Europea. La Troika, formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha ido construyendo un nuevo salmo que, si bien promete estar fundado en estrictos términos económicos, se apoya en un conjunto de valores de carácter moral. Estos valores dominantes quedan reflejados en un axioma que al parecer hemos interiorizado sin demasiados complejos: “uno debe pagar sus deudas”. Como bien señala Graeber: «La razón por la que la frase “uno debe pagar sus deudas” es tan poderosa es que no se trata de una declaración económica sino de una declaración moral» (David Graeber)

La teología económica parece haber ganado la partida dando por natural un sistema de valores éticos que son claras construcciones políticas que benefician a las élites. No en vano, que “la deuda debe ser pagada” suele llevar adjunto otro mantra: “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. No existe dispositivo de poder que se precie que no venga acompañado de un proceso de producción de culpabilidad. Alguien ha gastado demasiado, hemos ido acumulando una deuda que ahora debemos devolver, y, ah, por cierto… ese alguien eres tú. Parece que cuando se despliegan estas afirmaciones el debate queda suspendido ya que, sobra decir, todas se acogen al “sentido común”. ¿El sentido común? menuda broma de mal gusto, debería estallar una carcajada global cada vez que alguien lo toma como argumento de peso.

Hasta aquí vemos claramente la intención de construir un imaginario dominante, una serie de elementos de fuerte carácter normativo que van generando un nuevo proceso de hegemonía cultural. Pero durante la semana de acción global contra la deuda, se han difundido muchos textos que reflexionan sobre esta condición “natural” de la deuda. En una lógica de corte inverso, encontramos el derecho a la bancarrota o a la insolvencia, un relato que no solo se erige en contra del primero sino que produce por sí mismo un modelo de vida y de sociedad fundada en otros valores. Un lenguaje que toma como “naturales” otros principios éticos y que desvela la deuda como mecanismo que produce relaciones de poder fundadas en la violencia y el chantaje. Claro está, la lógica de la deuda pierde su legitimidad social tan pronto se entiende como un proceso de largo recorrido histórico basado en la desposesión y la dominación más que en el préstamo y el consenso. Este contra-imaginario también precisa de sus propios axiomas, proclamas sencillas con las que poder insinuar lo que solo muestra la punta del iceberg: “No es una crisis, es una estafa”.

¿Valores dominantes? ¿Sentido común? ¿Hegemonía cultural?, a Gramsci le deben estar pitando los oídos. Parece evidente que el poder no solo se define bajo una serie de dispositivos de coerción que intentan regular a los sujetos (policía, ejército) sino bajo la normalización de un sistema de valores que aseguran y reproducen los intereses de las clases dominantes. El sometimiento, decía Gramsci, también viene determinado por elementos de carácter cultural; un conjunto de valores diseminados por el sistema educativo, la religión (léase La Troika) y los medios de comunicación. Una hegemonía cultural que nos quiere hacer creer cosas tan variopintas como que las deudas nos constituyen como sociedad, que las mujeres son seres naturalmente dóciles y serviles, que el modelo familiar es único, atávico e incuestionable o que la libertad es el Estado o el Mercado y no el conjunto de derechos sociales que hemos ido conquistando y que hoy vemos deshacerse con todo tipo de pretextos.

Antes que el mercado de valores, existen los valores que nos constituyen como seres sociales aunque, de manera recurrente, nos quieran hacer creer que lo uno y lo otro son la misma cosa.


10 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.

  1. Paula says

    ¿Cuales son los elementos que sujetan este status quo (culturalmente hablando)? ¿Cómo normalizamos una hegemonía cultural en una sociedad en red? ¿En qué medida la hegemonía cultural precisa de una alteridad para legitimarse? (Que Gramsci nos coja confesados)

    • Rubén Martínez says

      Buenas Paula, preguntas grandes, que creo no buscan una respuesta –o, por lo menos, yo no las tengo–. Lo que sí veo claro es que los elementos que sustentan ese ‘status quo’ tienen que ver con generar “normalidad”. Cuando se logra normalizar un régimen injusto, los impactos negativos propios de ese régimen pueden dejar de verse, puede dejar de percibirse. ¿Cómo se entiende sino que veamos con cierta “normalidad” los estragos de esta crisis?. Es discutible que vivamos momentos de normalidad o que percibamos el contexto actual como algo “normal”, pero en mayor o menor medida todos y todas tenemos la sensación de que, poder decirlo rápido y sin complicaciones, se tendría que estar liando mucho más parda. Que el régimen capitalista es injusto, creo que es hoy es más claro para todos y todas, que debamos cambiarlo de manera drástica, ya es otro cantar.

Continuant la discussió

  1. Acumulación por desposesión « Inflexió linked to this post on 20/11/2012

    […] son la base genética de un modelo que se sirve de la desposesión para perpetuarse. ¿Qué es la actual deuda ciudadana sino un claro ejemplo de la estrategia de desposesión capitalista? ¿Qué son los deshaucios y el […]

  2. Acumulación por desposesión - Hordago linked to this post on 25/11/2012

    […] son la base genética de un modelo que se sirve de la desposesión para perpetuarse. ¿Qué es la actual deuda ciudadana sino un claro ejemplo de la estrategia de desposesión capitalista? ¿Qué son los deshaucios y el […]

  3. Acumulación por desposesión « Lejos del tiempo linked to this post on 18/12/2012

    […] son la base genética de un modelo que se sirve de la desposesión para perpetuarse. ¿Qué es la actual deuda ciudadana sino un claro ejemplo de la estrategia de desposesión capitalista? ¿Qué son los deshaucios y el […]

  4. Revolución personal, coyuntural o estructural | Nativa linked to this post on 10/02/2013

    […] una crisis del régimen democrático no empuje una profunda revolución democrática, el proceso de hegemonía cultural sigue su marcha. Se nos insta a no hablar de cambios estructurales o de la necesidad de un proceso […]

  5. Revolució personal, conjuntural o estructural | Nativa linked to this post on 11/02/2013

    […] crisi del règim democràtic no empenti una profunda revolució democràtica, el procés d’hegemonía cultural segueix la seva marxa. Se’ns insta a no parlar de canvis estructurals o de la necessitat […]

  6. Revolución personal, coyuntural o estructural « LEY SECA linked to this post on 17/02/2013

    […] una crisis del régimen democrático no empuje una profunda revolución democrática, el proceso de hegemonía cultural sigue su marcha. Se nos insta a no hablar de cambios estructurales o de la necesidad de un proceso […]

  7. curso sobre materialismo y cultura | LEY SECA linked to this post on 18/10/2014

    […] Hegemonía cultural en Nativa.cat. Rubén Martínez […]

  8. Laberinto de pasiones: las condiciones materiales de la cultura – LA HIDRA linked to this post on 07/02/2017

    […] Hegemonía cultural en Nativa.cat. Rubén Martínez […]



Pots escriure HTML senzill

Trackback?

*



Últims comentaris

  • Consuelo: Unas sábanas limpias donde recostarte después de la novena caída y el décimo levantamiento. Una habitación...
  • Red P: M’ha encantat, tendra i divertida a parts iguals
  • Joan Gener: Un fil a explorar és aquesta tensió que suposa lo universal i lo situat. Desplaçar el dret d’accés...
  • Carmen Gómez: Laura, en primer lugar mil gracias por este emotivo artículo, recuerdo algunos de los profesores con...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )