Skip to content


Malas lenguas

Escrit el 16/12/2012 per Marta Vallejo a la categoria Postals de Yakaar.
Tags:

Versió en català: Males llengües

Escribir Dakar sabiendo que no lo entiendo me ayuda a completar la postal imaginaria de Barcelona a la cual me aferro. Cada esquina de Dakar deviene una nueva textura para la noción de sociedad que he ido construyendo alrededor de un pilar barcelonés y bastardo, cadáver exquisito de ciudades fragmentadas y países desperdigados.

Escribir Dakar al ritmo del mortero de la vecina moliendo mijo a todas horas, embutir Dakar en los cajones de la actualidad que gotea por la radio, afinar Dakar con canciones wolof que no entiendo y conversaciones eternas en un francés pellizcado, magreado y penetrado por una milicia de barbarismos antiimperialistas.

Escribir desde un silencio amalgamado de palabras adquiridas para hacernos entender y traducirnos las ganas, las dudas y los miedos. Un mercado conflictivo de palabras, materia prima de los escritores que deambulan por el Dakar que os envío.

Cada uno de ellos y ellas planta cara a la duda de cómo escribir su silencio en una lengua trasplantada. Siendo Senegal un país oficialmente francófono, el francés del juzgado, del colegio y de las facturas bucea en un mar de lenguas llamadas nacionales  que se hablan en la calle, se cocinan en casa y se sueñan en la cama. En un contexto donde la lengua del antiguo ocupante francés es radicalmente minoritaria y poderosa, el serer el wolof el pular o el mandinga nombran la realidad con la frescura de quien se sabe mayoría.

La fabulosa cacofonía de una calle que se explica en lenguas negras transfronterizas tiene que justificarse para entrar en el ámbito de la escuela, francesa, ordenada, precaria y reiterativa.

Si hacemos inventario en la despensa de un joven escritor senegalés, las epopeyas peul conviven con los furores provincianos de una Madame Bovary franco-francesa. Y a la hora de traducir el silencio desde donde hablan, seleccionar las palabras que expliquen este imaginario supone a menudo desterrar del ámbito de lo que queda por escrito, aquellas palabras que subsisten cantadas de abuelas a madres.

Intentar escribir postales desde un país en qué la lengua de la colonia persiste a base de una inmersión lingüística chapucera y desconchada, me obliga a retomar el debate eternamente actual de nuestras lenguas co-oficiales y vernáculas. El proceso mediante el cual se ha reconstruido el bilingüismo en Catalunya ha centrado el reto de la enseñanza en la transmisión de competencias lingüísticas que permitan a los escritores hacer una cocina enriquecida con vocabulario de mercadillo, de colmado y de gourmet.

Comentar la actualidad wertiana en compañía de Boubacar Boris Diop, que ha crecido como escritor en una sociedad que dudaba de “la capacidad de los idiomas africanos para expresar de modo apropiado un universo interior” [1], hace que mi bilingüismo sea más robusto y retorcido. Puesto que dispongo que un muestrario lingüístico rico en idiomas coloniales (el castellano, el inglés o el francés) y colonizados (un catalán de barrio y un wolof telegráfico) al cual recurrir para escribir Dakar.

Para mandar una nueva postal de comprensión efímera que se enhebre en el collar de los malentendidos. Un collar hecho poco a poco que sirve de amuleto contra las certezas. Contra “aquellos lugares comunes (…) que producen este Aullido, dónde identificamos el acento de cada lengua del mundo, el caos no tiene lengua, las suscita en miríadas cuantificables” [2].


2 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.

  1. Sebastian Ruiz says

    Gracias Marta por la descripción y la magia de tu verbo. La lengua no se puede ni encorsetar, ni, tan siquiera definir. Y, por agregaduría, la paleta de idiomas africanos en su arcoiris heterogéneo no hace sino acercarnos a un espejo para observar cuánto eurocentrismo coloniza nuestro imaginario.
    El gran derrotado es el silencio. Nunca hubo tantas palabras inventadas, maltratadas, habladas, gritadas, alabadas, endiosadas o susurradas. La lengua, más se ponga en un púlpito (el sr.) Wert no cabe ya en su piel, en su pellejo y, como dices Marta, tampoco se sostiene irreverente en esos “lugares comunes”.

Continuant la discussió

  1. Males llengües | Nativa linked to this post on 17/12/2012

    […] Versión en castellano: Malas lenguas […]



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Adriana de la Osa: Un texto precioso, Marta. Emocionante e inspirador. ¡Me ha chiflado! Gracias, gracias, gracias....
  • Cristina Arman: Molt bo! Quina extraordinària reflexió. Con m’agrada el quadre de Rigaud. Quin deliri tan...
  • elena: Gracias, Urbana. Qué gusto tener lectoras así! :)))))
  • Urbana Rodriguez: Que verdad mas grande Elena!! Pero dicha con mucha elocuencia como ya es sabido en ti, cada vez que...

Autors

Arxius

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Política de privacitat

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )