Skip to content

Carregant

El precio de las cuatro paredes

Escrit el 26/02/2013 per Jordi Turtós a la categoria Ho deixo anar, OPINIÓ, Periodisme musical.
Tags:

(Una nova reflexió sobre periodisme cultural, després dels textos de Nando Cruz i Lucia Lijtmaer)

Es el dinero quien somete a todo entre cuatro paredes, paredes metàlicas, paredes de hormigón, paredes blindadas en lo que el valor, es decir: el precio, és lo único que cuenta o que importa.

Picasso vale… Hooper vale… Duchamp vale…. El precio supera a la obra. El valor de la creación está metido entre cuatro paredes desde que el dinero lo pudo todo, se compinchó en el 79 (Reagan, Tatcher, Den Xiaoping) para derribar el muro en el 89 y proclamar que ya sólo existía un mundo, una sola habitación, de cuatro paredes (una caja fuerte) en la que cabía  todo, con sólo una puerta de entrada.

El dinero trajo consigo la industria, quien reglamentó en términos económicos el valor de la creación. Y la transmisión de esa cultura (como dijo Steiner) iba a ser el papel de los medios de comunicación, convertidos en medios de propaganda. Medios de comunicación prescriptores.

Y apareció el concepto de la prescripción cultural, el concepto que nos ocupa. La indústria se apoderó de los medios y de los que en ellos trabajaban para inocularles lo que debia ser prescrito, lo que debía recetarse para la buena salud del estado de bienestar. La industria cultural convirtió el criterio en prescripción, la crítica en voz unipersonal egocéntrica  y narcisista, sometida por el dictado de la autocensura. Y todo se alejó. Las nuevas voces del periodismo cultural iban a traer consigo la banalidad de los nuevos tiempos, cabalgando las nuevas olas sobre pulidas tablas de surf. Pasamos del conocimiento vertical al conocimiento horizontal, al paisaje epidérmico, políglota y disperso. Con toda la información en el bolsillo abandonamos el estudio para dedicarnos a la contemplación.

La industria ubica la cultura en cuatro paredes, necesita almacenarla en un lugar, en  la realidad quadrimendsional de la caja en la que todo cabe, en los boxes de almacenamiento, en la cajita con la que nos comunicamos, fotografiamos, grabamos y almacenamos nuestro ser y estar. La cajita, las cuatro paredes que lo pueden todo, que diluyen la memoria para mostrar una realidad licuada en alta definición. Mostrar para ocultar (como decía Bordieu), los medios muestran ocultando (no todo cabe en los tabloides, en el telenotícias, en el espacio radiofónico, en el campo de visión y en la comprensión del mundo de los que nos dirigen). Dónde nos situamos? A la vista de todos o en la cara oscura, la zona que no cabe entre las cuatro paredes de la indústria?.

Años ha de ese debate que viene de tan lejos que las nuevas voces, las nuevas inteligencias ni tan sólo asumen por su antigüedad intrínseca. No es nuevo, he aquí el problema. Todo debe debatirse dentro del nuevo orden establecido. Hemos decidido unánimamente que lo viejo no sirve por el simple hecho de ser viejo, por tanto vendemos el reciclaje como la última tendencia de la modernidad horizontal. Reciclemos por ecología, a pesar de que con ello condenemos la naturaleza. Reciclemos por  huir de lo viejo a pesar de hacer del vintage la última moda. Reciclemos por necesidad, con tal de no necesitar a los que nos predecieron. Reciclemos aunque sólo sea por negar el talento del creador. Hemos transformado lo viejo en nuevo, pero sólamente en superfície, sólo sirve la estética.

La prescripción cultural és el ordeno y mando de la indústria cultural que ha reestablecido el nuevo orden mundial. La novedad frente al clásico, el remake frente al estreno, la estética frente a la ética, el consumo frente al goce, la prescripción frente a la curiosidad, una lacra (la curiosidad) heredada de los viejos tiempos, las viejas voces, los viejos pensadores. Para qué cultivar la curiosidad si la indústria cultural ya te vende todo lo que necesitas debidamente envasado segun prescripción autorizada?

[La cultura] És la búsqueda de la educación en sí misma,
basada en la comprensión, en el placer,
la transmisión de lo mejor que la razón y la imaginación
han producido en el pasado y que se produce en la actualidad.

George Steiner


Una resposta

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.

  1. Gina says

    Aquests periodistes no poden netejar-se escrivint sobre la cultura encapsulada quan ells han estat i són moltes vegades instigadors d’aquesta cultura i de prostituir-se amb editorials, discogràfiques i festivals. El missatge està instrumentalitzat per tothom, cal predicar amb l’exemple.



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Bernat: Una precisión. Se “contrata” a músicos para actuar en directo, no para posar como modelos con la...
  • Amós Pérez I Escrig: Una precisión. Palo Alto Market es un evento comercial que consiste en la explotación por parte...
  • Qiman: Molt d’acord amb els punts que expresses en aquest post, un parell de puntualitzacions i aprofundiments només,...
  • Mariví Martín: Salutacions des de València. El vostre escrit m’ha interessat molt. Estaré atenta per a conéixer...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )