Skip to content


La habitación interior

Escrit el 29/04/2013 per Marina Garcés a la categoria el sol ho encén tot.
Tags:
Traducción de L'habitació interior

“Pero ahora no había música en su cabeza. Era extraño. Como si no consiguiera entrar en su habitación interior. A veces se presentaba una rápida tonadilla y luego desaparecía, pero ya no podía penetrar en su habitación interior con música como antes… “

Carson McCullers, El corazón es un cazador solitario

Son las palabras de una mujer joven, Mick, que de pequeña no tenía miedo. No tenía miedo ni a los hombres, ni a la noche, ni a la música. Niña aún, se movía sola hasta altas horas de la noche por las calles calurosas de su ciudad del sur de los Estados Unidos para escuchar la música de las radios encendidas, que se escapaba por los porches y las ventanas abiertas. Muy niña, y vestida como un muchachito, hacía planes desde su habitación interior. Deambulando por las calles, sentada en el bar de los helados, o subida al tejado en construcción de una casa destartalada y pobre, siempre demasiado poblada, Mick tenía su propia caja de resonancia, un espacio vacío, en su interior, donde recoger la música, donde acoger las palabras, donde estar con sus silencios, sus proyectos y sus pensamientos.

La novela de McCullers me cautivó hace años por su título poderoso y contundente, y desde entonces me ha acompañado, a mí ya algunos de mis amigos, ya que siempre que he podido la he dejado y ha ido y venido de mi casa varias veces. A diferencia de otros libros prestados, este siempre ha vuelto. Releyéndolo, ahora de nuevo, me he encontrado con el acierto de esta habitación interior de Mick. Es una imagen simple y precisa para decir lo que somos cada uno: una habitación vacía donde suena una música.

Reencontrando a Mick he entendido que la interioridad, precisamente, es no tener nada dentro

Con la imagen de la irreductible Mick caminando sin miedo entre las sombras vivas de su ciudad, pensaba en la diferencia entre su habitación interior y las maneras como nuestra cultura ha querido pensar el yo. La conciencia, el alma y la individualidad son las tres figuras del yo que, a la hora que lo afirman, lo encadenan: la primera, a la necesidad de inteligibilidad, la segunda, a la necesidad de salvación , la tercera, a la ley de la propiedad. Frente a ellas, la habitación interior de la Mick, es un lugar “suyo”, pero no propietario. Está vacío de toda narración y de toda esperanza de salvación, y se encuentra lleno, en cambio, de sentidos que son sonidos y silencios, lleno de articulaciones que no aspiran a la inteligibilidad sino a la consonancia y la disonancia, los hilos quebradizos de un pensamiento.

Pensaba, entonces, que yo también quiero una habitación interior como la de Mick donde hacerme irreductible sin dejar de escuchar el mundo y de cantar con él, silenciarlo y distorsionarlo. Hace un tiempo acudí a una psicoterapeuta, empujada por las complicaciones con las que poco a poco nos va atrapando la vida. Después de una hora explicándole todas mis aventuras y desventuras, me preguntó, señalándome: “todo esto está muy bien, pero ¿qué tienes tú aquí dentro?”. Callé. Y añadí: “¿Dentro, dónde? Todo pasa fuera. Dentro no hay nada.” Quien sepa algo de filosofía contemporánea, verá que soy una discípula impecable. Todo pasa fuera, no hay interioridad: así es como parte importante del pensamiento crítico ha querido deshacerse de las cadenas del yo: exponiéndolo, exteriorizando-lo, haciéndolo proceso, acto comunicativo, alteridad, punto de encuentro, relación de fuerzas, dispositivo… Pero entonces, ¿dónde volver? ¿Dónde resistir? ¿Dónde dormir? ¿Desde dónde escuchar? La subjetividad liberada de las cadenas del yo termina condenada a la movilización, a la visibilidad y a la comunicación continuas.

Reencontrando a Mick he entendido que la interioridad, precisamente, es no tener nada dentro: sólo una habitación, frágil como una cabaña infantil, de donde entrar y salir, donde acoger y recogerse, donde ir y volver. Su vacío, silencio y resonancia, es la condición imprescindible para no fundirse con el hilo musical del mundo. En un escrito que también me gusta mucho, El sueño de D’Alembert, Diderot hace que una Mademoiselle se pregunte: si mi alma no es nada, ¿por qué yo soy yo y por qué sigo siéndolo? Y un D’Alembert que delira en sueños le contesta, más o menos, que la propia conciencia sólo es, en un conjunto de vibraciones, aquel punto, aquel lugar, al que más veces regresas.

Un día Mick quiere volver a su habitación interior y se encuentra la puerta cerrada y sin música. Ahora ya no camina de noche, buscando amigos y radios encendidas por la ciudad. Ahora va y viene de trabajar. No vuelve a su habitación interior, vuelve sencillamente a casa, y está cansada. Al chico que estaba enamorado ya no le brillan los ojos cuando la ve pasar. Ella tampoco brilla ya porque se ha hecho mayor y se siente engañada. ¿Para qué tantos planes, proyectos y canciones?

De alguna manera, siento que en algún momento yo también he sido mayor. Que ya lo he sido.


0 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • enric: Grácies Ramon. Ho descrius amb molta profunfitat i bellesa.
  • Bani: He sentido a menudo las mismas cosas pero jamás hubiera sido capaz de expresarlas tan bien… Una abraçada
  • Capi: M’ha encantat.
  • Fausti: No ho descriguis tan bé, coi!

Autors

Arxius

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Política de privacitat

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )