Skip to content

Carregant

Se viene el estallido (o no)

Escrit el 03/04/2013 per Lucia Lijtmaer a la categoria Una más y nos vamos.
Tags:

La periodista Miranda Sawyer, en un excelente artículo escrito allá por 2001, sostenía que un artista pop no tiene por qué ser un buen entrevistado. No tiene ni siquiera que ser una persona interesante, vamos. Ella citaba a Kylie Minogue: un ejemplo clásico de una fantástica artista pop. Jamás ha dado una declaración medianamente compleja en su vida y aún así, es una excelente profesional de lo suyo.  De hecho, si nos ponemos irónicos, a veces podríamos incluso agradecerle su falta de desesperada búsqueda de trascendencia (hola, Madonna kabalística). Kylie ejemplifica que la esencia de la artista pop es su superficie. Fabuloso.

Desde hace muchos años, todos reconocemos a ese tipo de artista pop: acrítico, agradable, sedante. Es fácilmente desollable, un blanco fácil. Se le identifica con lo opuesto al “artista serio” o al “artista comprometido”. Es evidente por qué: no pretende ser otra cosa que lo que es.

Ante este tipo de artista pop, se han querido poner sobre la mesa otros modelos: aquellos que cuestionan los límites del arte, de su entorno y, en mayor medida, aquellos que realizan una crítica directa y feroz al sistema. Hemos tenido excelentes ejemplos de esto a lo largo de la historia de la música contemporánea, especialmente en el punk, claro. Si fuéramos esencialistas, diríamos que para eso estuvo el punk. Desde La Banda Trapera del Río hasta L’Odi Social, por citar a dos grupos locales. Evidentemente, más allá también hemos tenido a infinidad de grupos que cuestionaron el status quo de manera radical y taxativa. Se me ocurre, por hablar solo de uno, La Polla Records, con “Come mierda”, “El obrero”, “Críticos” (je!) y tantos otros himnos. La lista de grupos es enorme y no sé si soy yo la más indicada para hacer historiografía de esto.

La trampa está en pensar que lo mainstream debe ser o es, por antonomasia, Kylie Minogue.

¿Y ahora? Bueno, evidentemente seguimos teniendo artistas pop, de los de Kylie. También tenemos otra cosa. Aquí, Palomitas en los Ojos hablaba de un movimiento titulado “La Nueva Sinceridad” que apela a dejar atrás el cinismo y el “comercialismo tarado” (sic) en literatura, música o  series de televisión. Ahí cabe, especialmente lo neorromántico, el folk, la vuelta a lo sentimental, lo vulnerable y lo modesto. Eso, por el lado de lo trendy.

Desde otros horizontes llegan propuestas como la de Fundación Robo, que deja atrás el narcisismo, según sus propias palabras, para entrar al trapo del conflicto político, directamente. También están, desde otros ámbitos muy dispares, gente como Kase-O, Orxata Sound System o por qué no, Mago de Oz, retratando -o denunciando- lo que les rodea.

Pero ¿por qué hablo de todo esto ahora? Vuelvo al origen: porque hay un silogismo tramposo en la idea inicial. El pop comercial puede ser fatuo o superficial porque llega a las masas, mientras que lo independiente debería obligarse, dados los tiempos que corren, a lanzarse a hablar de lo que nos afecta, ¿no? No. La trampa está en pensar que lo mainstream debe ser o es, por antonomasia, Kylie Minogue.

Y para demostrar esto, pongo un ejemplo. En 1999, el grupo Bersuit Vergarabat se sacó de la manga “Se viene”, una canción que ponía sobre la mesa el hartazgo general de la población argentina con la clase política y las entidades financieras. En 2001 se tomó como himno en manifestaciones y, por supuesto, en los escraches a políticos. Sí, los escraches. Una de las diferencias que estamos viendo en estos días es que los escraches en Argentina a finales de los noventa y principios de los dosmil eran prácticamente incuestionables por la opinión pública, especialmente cuando se referían a la asfixia financiera y a la impunidad con la que vivían los militares tras las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. La otra gran, gran diferencia es que la Bersuit vendió 150,000 discos ese año.



Últims comentaris

  • Marta: Fantàstica entrevista, moltes gràcies!
  • Rosa: Entenc que estàs parlant de la música interpretada i escoltada com a manifestació artística. En el meu àmbit...
  • DaN Él: Uf, sap greu però això de la porta que es tanca i una altra que s’obre em sona a allò de «Dios...
  • Jordi Oliveras: Tal com jo ho entenc, Pruden, les teves preguntes també posen en qüestió la possibilitat d’un...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.
fesnos_indies

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )