Skip to content

Carregant

¡Mira, mira! ¡He escrito bien sobre ti!

Escrit el 11/05/2013 per Nando Cruz a la categoria El ruido de fondo, Periodisme musical.
Tags: Imprimir Imprimir

Semanas atrás se armó un considerable jaleo en el gremio teatral a raíz del estreno de “La dona vinguda del futur”. Una crítica negativa en un blog motivó la airada réplica de un dramaturgo no vinculado con la obra. Y esta, a su vez, encendió un amplio y jugoso debate al que se sumaron otros autores teatrales y críticos. Con debate no me refiero sólo al tiroteo de tweets a favor y en contra sino al cruce de opiniones largamente argumentadas. Incluso se reflexionó sobre la diferencia entre crítica profesional y amateur y sobre ese fenómeno, inarticulado por ahora en el ámbito de los conciertos, que es el hashtag postfunció.

Lo más grave que hacía la periodista en su crítica era preguntarse sobre la idoneidad de estrenar en un teatro público y no en uno privado aquella obra que ella consideraba bastante floja. El dramaturgo, que reconocía exponer en su web y en facebook las críticas positivas y obviar las que no le elogiaban, reflexionaba a partir de ahí sobre la utilidad de la crítica negativa. Días después las aguas volvían a su cauce, pero, como pasa siempre que hay riada, algún sedimento había cambiado de lugar, frenando un poco más el recorrido natural del agua. Uno de los troncos que marcó la dirección de aquel debate fue la utilidad de la crítica para el autor. Y si algo así se afianza en el lecho del río cualquier debate futuro en torno al papel de la crítica nacerá encallado.

Porque una crítica (y cualquier otro tipo de artículo) va destinada única y exclusivamente al lector. Esto te lo enseñan en primero de periodismo. El artista si quiere puede coleccionar críticas positivas, negativas y mariposas, pero el crítico no redacta críticas pensando que serán leídas y coleccionadas por el artista del que está opinando. El artista puede convertirse en lector de una crítica sobre él, eso es inevitable, pero el crítico nunca debe concebir al artista como un destinatario porque este jamás leerá la crítica como un lector más, sino como protagonista de ese texto. Y eso siempre implicará una lectura adulterada, una lectura interesada y, como es del todo humano, una lectura que encajará como algo personal.

Por otro lado, y aunque a veces lo parezca, sobre todo desde que discos, películas y demás productos culturales se valoran con puntuaciones, hacer una crítica no tiene nada que ver con corregir un examen. El crítico no es un tutor del artista; en tal caso, cobraría por ello. El crítico se acerca a una obra, da la espalda al artista y se dirige al público. Porque en cuanto el crítico asume que se está dirigiendo al autor está desviando la mirada de su verdadero destinatario y está empezando a traicionar su vínculo con el lector.

Una de las cruzadas que con más ahínco ha librado la industria cultural es la de hacer creer a los medios de comunicación que son parte de ese entramado y que deben contribuir a reforzarlo. En los primeros tiempos del indie español se acuñó la expresión “apoyar la escena”. Del mismo modo, cuando alguien lamenta que una crítica negativa ahuyenta al público de teatros, cines o salas de conciertos (tremenda obviedad) asume implícitamente que la función del crítico es atraer al público, fortalecer al gremio artístico… apoyar la escena.

Mantener una distancia prudencial respecto a la industria cultural (empresas y artistas) es una tarea más complicada cuantos más años llevas en el oficio, puesto que conoces a más gente y más gente y acabas absolutamente integrado en el engranaje sin querer o saber darte cuenta. De hecho, esa utópica equidistancia del periodista entre creadores y público resulta cada vez más engañosa puesto que un polo (la pequeña o gran industria que rodea al artista) siempre tirará con más fuerza hacia su lado, distanciándote irremisiblemente del otro polo (el del público).

Visto así, no quedaría más remedio que posicionarse abierta e inequívocamente del lado del público. Pero si, llegados a este punto, alguien se pregunta cómo detectar ese posicionamiento de la prensa musical, aquí no encontrará respuestas ni ejemplos. Y a eso vamos. Uno de los rasgos que caracteriza la evolución del gremio periodístico en estos últimos años, y en especial raíz del boom de las redes sociales, ha sido un descarado viraje justo en la dirección opuesta. Y no creo que esta vez podamos echar la culpa a la presión de la industria. Ha sido una decisión unilateral inducida, quizás, por el pánico: algo entre el instinto de supervivencia y el los otros también lo hacen.

Ahora que los medios de comunicación son tan frágiles y que la influencia de las cabeceras está bajo mínimos, revistas, periódicos, webs y firmas individuales practican el mismo juego autopromocional que el artista que sólo airea las críticas favorables. Los periodistas redactan textos que hacen llegar de inmediato al artista (puesto que son elogiosos) esperando que este corra la voz entre su público. Los medios se convierten en canales de lanzamiento de discos. Y artistas y sellos ensalzan el buen criterio del periodista o medio entre sus allegados para proporcionarle nuevos lectores. Total, que echas un vistazo en twitter y ya no sabes quién crea y quién informa, quién produce y quién valora. Todo es un ir y venir de abrazos, un infinito bucle de mensajes amistosos:

 

Yo hablo bien de tu obra y te lo hago saber.

Tú comunicas a los tuyos que yo hablé bien de tu obra y me lo haces saber.

Yo comunico a los míos que tú has comentado a los tuyos que yo hablé bien de ti… y te lo hago saber.

Tú agradeces mis bonitas palabras… con copia a los tuyos y los míos.

Y, una vez hermanados, avanzamos juntos de la mano hacia la escena.

 

Si alguna vez el periodismo musical español fue un campo de batalla (tal vez solo de egos) hoy apenas queda rastro de ello. Hoy nos comportamos todos como náufragos aferrados al mismo madero de la visibilidad. Del espero que ese grupo no descubra lo que he escrito sobre él hemos pasado al ¡mira qué bien he escrito sobre ti! Sin rubor y sin que nadie nos haya obligado a ello. Así, minuto a minuto, la crítica musical sigue sumando vicios, llenándose de espuma, convirtiéndose en un jacuzzi gigantesco en el que periodistas y artistas dispuestos en círculo retuiteamos con la mano derecha mientras con la izquierda enjabonamos la espalda del de al lado. Y las críticas de discos, en especial las de grupos españoles, se van asemejando cada día más a partidas de ajedrez con las tablas pactadas, a confortables alfombras de pétalos de rosa, eufemismos y análisis pormenorizados del vaso medio lleno que ayudan al artista a presentarse ante el público con el ego intacto, el expediente inmaculado y aspecto de endeble deidad.

Tampoco hay que ponerse exquisito a estas alturas del partido. La relación entre crítico y artista siempre estuvo viciada en mayor o menor medida. Ahora simplemente se muestra a cara descubierta. Pero el salto cualitativo está en explicitar mediante esa lluvia fina y persistente de tweets amorosos que, en efecto, escribimos pensando en el artista y que el lector pasa a ser un mero espectador de nuestras relaciones de trabajo. Así las cosas, no nos extrañemos si ese lector, ninguneado y relegado a un segundo plano, empieza a imaginarnos, a críticos y músicos, como perritos olisqueándonos mutuamente el trasero.

 

Imprimir Imprimir

8 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.

  1. Carlos says

    Imagina que TACHENKO van un día a tu ciudad y tocan del tirón: ‘Genzor cabalga’, ‘Campos de Marte’, ‘Hacia el huracán’, ‘Las cárceles’, Mundo apache’, ‘Mi amor, las mayorías’, ‘La resistencia’, ‘Levántate’, ‘Suerte y relámpago’, ‘Escapatoria’, ‘Nataciones’, ‘Vendaval’, ‘Amable’, ‘Afganistán’, ‘Dame una pista’, ‘Tírame a un volcán’, ‘El mundo se acaba’ y ‘Rayos y centellas’. Ya, ni una mala ¿no? Pues eso.

    Pues eso

  2. Javier says

    Sólo así se explica tanta crítica positiva -en música y cine, sobre todo-, cuando la sensación general es la de que tiempos pasados fueron bastante mejores. Pero es que el crítico siempre ha necesitado al artista para vivir -y parece que hoy también pasa al revés-. Si el crítico se dedica a poner a parir lo que se hace, se le cierra el grifo pronto, ya no le llegan discos gratis y no le invitan al backstage. A su vez, el artista parece que dé más valor a una frase publicada en una crítica que al número de entradas que ha vendido, como si ese elogio privado ya justificase toda su “artistez”, por los siglos de los siglos. Así, entre unos y otros, se están cargando la prensa especializada y están condicionando de manera salvaje lo que se oye y lo que no, lo que se ve y lo que no, que parece que ya no de dependa de la calidad de la obra, sino de los muchos amigos que tienen unos y otros. El perjudicado, como siempre, el público, que acaba escuchando discos que no suenan a nada y tragándose películas que le dicen todavía menos.

  3. Miguel says

    Cabría añadir a lo expresado por Nando Cruz que además, y para empeorar más las cosas, ronda por nuestros pagos musicales (bueno, ronda o, en según qué círculos, abunda: gafapastismo world y otros) una facción de público que se cree artista-artista y / o crítico-artista, que no se conforma ya ni con ser groupie. De manera que al final, más allá de las canciones, todo acaba derivando en un tremendamente lamentable “vamos a chuparnos las pollas en plan trío y como buenos pavos reales y luego lo twiteamos, etcétera”.

  4. roger says

    Tot i que estic d’acord en tot el què dius, m’agradaria afegir un parell de coses…hi sol haver una part pràctica en aquest “afany” de col.lecció de crítiques per part dels artistes, i és que, especialment en teatre, qualsevol obra que no té crítica (i sobre tot, que no té crítica en un diari de paper) no existeix per al programador, o es considera que no es fiable, i per tant no és contractable. Si no és suficientment “interessant” per a haver portat al crític al teatre, serà que no és suficientment interessant per al públic.
    I en música, tres quarts del mateix, perquè hi ha una part de la indústria, que són els programadors de sales de ciutats petites i pobles que només programen el que es promociona a revistes i diaris, a l’estela del què diu el crític “reputat”, i si no, mireu els cartells del 80% de festivals petits d’estiu de catalunya (que abans es deien festes del poble)…tots semblen tallats amb el mateix patró…quatre grups que es repeteixen.

  5. Aurora says

    Y luego hay más. Cuando se hace una crítica de una obra de teatro y el propio medio te llama la atención porque considera que te has pasado (de mala).Y lo entiendo: quizás algunos medios que empiezan necesitan tener buenas relaciones. El problema empieza cuando el crítico se tienta 2 veces la ropa, cuando se autocensura para no decir lo que piensa realmente de esa obra, de ese texto, de los actores. Escribir con honradez y a la vez no hacer sangre es complicado.

Continuant la discussió

  1. ¡Mira, mira! ¡He escrito bien sobre... linked to this post on 12/05/2013

    [...] La relación entre crítico y artista siempre ha estado viciada, pero últimamente sus vínculos son más estrechos y explícitos que nunca en unas redes sociales infestadas de halagos mutuos.  [...]

  2. De cómo debería ser el periodismo cultural | Perdidismo linked to this post on 13/05/2013

    [...] al servicio del grupo, promotor o sello discográfico amigo. Y lo titulaba, no sin cierta sorna, “¡Mira, mira! He escrito bien sobre ti!”. Es un artículo que cualquiera interesado en el periodismo cultural debería leer. E iría más [...]

  3. Entrevistes per trobar feina | Media.cat - Observatori crític dels mitjans linked to this post on 19/06/2013

    [...] Cal trobar el to, però. No estic segur que tuitejar un article de caire positiu sobre un artista amb el seu nom etiquetat, per assegurar-te que ho llegirà, hagi de ser necessàriament pervers: ara vivim en aquest entorn, amb aquestes eines, i no és cap crim voler donar bones notícies. El problema és si l’article ja l’has escrit amb aquesta mentalitat i finalitat; si quan l’escrivies ja no pensaves en el lector sinó en com d’agradable resultaria al músic. En parlava fa poc Nando Cruz aquí. [...]



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Buenmojo: Pues no se si venía a cuento con la conversación paralela en una red social, pero hace unos días vi una TED...
  • Rubén López-Cano: Algunas reflexiones: -Escuchar música grabada, en casa o en la calle con tu reproductor mp3 o Ipod...
  • Nando: En cierto modo, tanto la música de soundsystems como muchas otras músicas concebidas para ser bailadas nace...
  • Ventura: Magnífic article. Amb tot, i a propòsit del cas que s’explica, trobo discutible el potencial polític...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.
fesnos_indies

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

El mail és més democràtic. Subscriu-te a Nativa.

Loading...Loading...


mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )