Skip to content

Carregant

Los derechos sociales como nicho de mercado

Escrit el 07/12/2013 per Rubén Martínez a la categoria Lotería de palabras.
Tags:

¿Sirve la innovación social para sustituir a los derechos sociales? ¿por qué ahora interesa tanto a los Estados europeos fomentar el emprendizaje social? ¿por qué esas prácticas consideradas antes como extra-económicas y propias de la cooperación social ahora se entienden como servicio público y como creadoras de trabajo?. Para pensar en estas preguntas, más que fijarnos en los procesos de innovación social, en aquellas prácticas de base ciudadana que responden a demandas sociales de manera más efectiva que Estado o mercado, podemos mirar un poco más atrás y preguntarnos ¿qué ha pasado con los Estados?

En el libro “El futuro del Estado capitalista” (2002), Robert Jessop analiza la construcción en Europa de lo que llama el Estado Competitivo Schumpeteriano. Detrás de esa denominación encontramos una respuesta política a las primeras crisis contemporáneas, un intento por parte de los gestores estatales, los funcionarios, las fuerzas económicas y no económicas, por transformar el Estado de pleno empleo Keynesiano en un Estado competitivo. Un intento por reescalar y rearticular sus actividades, y por desarrollar nuevas formas de gobierno y gobernanza para hacer frente a los problemas derivados de los “fallos del Estado” y “fallos del mercado”.  Para generar cambios en los modos de crecimiento, regulación y socialización –que Jessop analiza con una densidad obsesiva– la necesidad de innovación se extiende más allá de elementos tecnológicos, incluyendo «sistemas sociales de innovación en diferentes escalas, el cultivo y la promoción de una cultura de empresa y sujetos emprendedores, y una amplia gama de innovaciones organizativas e institucionales que tienen que ver con las cambiantes formas de competitividad» (Jessop 2002: 155).

Este giro del modelo de Estado está directamente relacionado con una creciente subordinación de la política social a la política económica

Este giro del modelo de Estado está directamente relacionado con una creciente subordinación de la política social a la política económica. A partir de los 80, el salario social que representa el gasto en bienestar se entiende como un coste de producción igual que el salario individual, o lo que es lo mismo, si hay que reducir costes, se pueden reducir derechos. También se extiende la idea que asocia la tributación con un desincentivo al esfuerzo, el ahorro y a la inversión. Justo esas son las aptitudes que debe asumir un emprendedor, crearse su espacio de trabajo y sus propios derechos a través del esfuerzo, el ahorro y su propia inversión. Se empieza a entender que los derechos sociales no son conquistas irrenunciables que hemos adquirido defendiendo un modelo social más igualitario y justo, sino que son servicios que nos tenemos que merecer día a día por los esfuerzos que hacemos en un espacio económico determinado. Un espacio económico que no es homogéneo, donde no entra todo el mundo, donde hoy estás y mañana ya veremos. Un espacio que por mucho que se insista, no tiene nada que ver con algo que podamos llamar “democrático”. La forma Estado que resultó de las luchas sociales ha sido un pésimo custodio de los derechos. El Estado es hoy un conjunto de dispositivos que sortean esos derechos bien para su gestión más eficiente bajo las políticas de “austeridad” o bien para que los emprendedores sociales se busquen la vida. Una salida individual que aprovecha el desplome colectivo.

Frente a la crisis de legitimidad, la crisis económica y la falta de medidas para la creación de empleo, la respuesta europea es “innovación social”

Y aquí encontramos una de las claves de porqué hoy interesa tanto la innovación social a escala europea. Frente a la crisis de legitimidad, la crisis económica y la falta de medidas para la creación de empleo, la respuesta europea es “innovación social”. Frente a la crisis de legitimidad del Estado ¿quién más legitimo que el propio ciudadano para diseñar servicios públicos? Frente a la crisis económica y la falta de liquidez pública ¿qué servicio público a menor coste puede haber que el realizado por la propia ciudadanía? Frente al desempleo ¿qué mejor manera de incentivarlo que a través de fomentar el emprendizaje? La jugada no es mala, es terrible. Básicamente porque se reduce el servicio público a la activación de un mercado de emprendeduría social. La desposesión de derechos sociales crea un espacio desatendido que abre camino a un mercado “social”. Los derechos como nicho de mercado.

El Reino Unido fue el primer Estado europeo que puso en marcha políticas de fomento de la innovación social. A partir del 2002, el New Labour desarrolló la primera estrategia a nivel europeo centrada en las empresas sociales bajo la denominación ‘Social Enterprise: a strategy for success’. En el mismo año, se inauguró el Social Enterprise Unit, el primer departamento específicamente dedicado a fomentar un “entorno favorable” (así lo llaman) para la puesta en marcha y desarrollo de la emprendeduría social. A partir de estos primeros hitos, durante la última década se ha consolidado un área extensa de acción bajo los gobiernos de Tony Blair, Gordon Brown y David Cameron. Un rumbo que sobrepasa la orientación y las políticas de partido, marcado por cambios en el modelo del Estado de Bienestar y por cambios en la economía de mercado.

El ciclo actual de luchas sociales lo ha dejado clarísimo: no se trata de más o menos Estado, sino de más o menos democracia

Esta estrategia se está extendiendo al resto de países europeos. Cada uno a su manera, adopta medidas para cambiar el Estado de bienestar por una “sociedad participativa”. Y es que el problema tal vez no sea el Estado, sino su forma capitalista. Cuando cuestionamos el papel del Estado hoy, no es ni mucho menos por pensar que no hagan falta medidas de redistribución, de asistencia pública universal o de justicia social, sino porque no queremos dejar nuestras vidas en manos de unos pésimos guardianes. El ciclo actual de luchas sociales lo ha dejado clarísimo: no se trata de más o menos Estado, sino de más o menos democracia. No se trata de pensar cómo recuperar el Estado de bienestar, sino de diseñar y defender instituciones de lo común. Instituciones donde los derechos no son añadidos ni nichos de mercado, sino una forma de entender la vida social que no necesita ni matices ni emprendedores.


13 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.

  1. Ricardo_AMASTE says

    Aupa Rubén. De acuerdo con la tesis en general, aunque creo que la vida social si necesita de matices y también de emprendedores (en ese sentido, te veo un poco como el ex-fumador de la liga antitabaco).
    Llevando la tesis a la práctica diaria, frente al desmantelamiento y la desposesión, surge la oportunidad. Es crudo, pero ya estamos aquí. Estoy de acuerdo con ese titular del ‘pasar del Estabo del Bienestar a una sociedad participativa’, probablemente no compartiría ni el cómo ni el objetivo final con el rey de Holanda, pero es un buen campo de juego para propuestas como las de los territorios en transición, la democracia inclusiva o muchas de las tesis del anarco-comunitarismo.
    Probablemente, frente a su oportunismo, somos víctimas una vez más de nuestra ingenuidad; y esas ilusas ilusiones no sean más que el delirio de quienes están a punto de morir devoradas… Yo hay días que ya casi no siento las piernas.

  2. Rubén Martínez says

    Hola Richi, gracias por tu comentario.

    Lo que digo en el artículo es que “Instituciones donde los derechos no son añadidos ni nichos de mercado, sino una forma de entender la vida social que no necesita ni matices ni emprendedores.” Es decir, que son esas instituciones las que suponen una forma de entender la vida social, no hablo de “la vida social” en general (que, ahora que lo pienso, no sabría muy bien qué es).

    Creo que la desposesión no es ninguna oportunidad, más bien es un enfrentamiento de clase. Otras formas de gobernar, donde parece que sí se apuesta por una democracia acorde a los tiempos es, por ejemplo, lo que ocurre en Ecuador con proyectos como la Flock Society http://www.eldiario.es/turing/Ecuador-Rafael_Correa-FLOK_Society-buen_vivir-sumak_kawsay-procomun-p2p-copyleft-patentes_0_209279080.html Puede llegar a ser anecdótico en el conjunto de políticas que ha realizado la administración de Correa, pero es un proyecto bastante ilustrativo de cómo morder en una escala macro.

    Esto no se consigue por arte de birlibirloque, sino a través de la correlacion de fuerzas, movimientos y organizaciones sociales robustas, a través de negociar institucionalmente o imponer políticamente unas instituciones que intervengan sobre el mercado y que aseguren las condiciones sociales necesarias para poder tener una buena vida. Los procesos sociales actuales a nivel europeo parece que lo están apuntando cada vez con más claridad: hay que actuar en el plano institucional; la micropolítica y el trabajo que cada uno/a pueda realizar en su día a día tienen sus límites. Ese es un campo de juego donde más que asumir las reglas que vienen determinadas, se puede construir un tablero diferente. Sí se puede! ;)

    • Ricardo_AMASTE says

      A lo qque me refiero con ‘oportunidad’ es que parece que tristemente es frente al desastre cuando surgen las respuestas o mejor, la posibilidad de aglutinar masa crítica en torno a ellas. No digo que sea el mejor de los escenarios, ni el deseado, pero el que hay, parece que es ese. Para cambiarlo, no está de más tenerlo en cuenta, saber en qué estamos.
      Sobre el campo de juego, uno que combine lo micro y lo macro. Si se puede ;)

Continuant la discussió

  1. Los derechos sociales como nicho de mercado &nd... linked to this post on 09/12/2013

    […]   […]

  2. Los derechos sociales como nicho de mercado « LEY SECA linked to this post on 14/12/2013

    […] Texto originalmente publicado en Nativa.cat […]

  3. Sé creativo, come mierda | Por Jaron Rowan « Valor de Cambio linked to this post on 31/12/2013

    […] de su instrumentalización? ¿Cómo hacerlo para que no constituya un paso progresivo hacia la neoliberalización de las administraciones públicas (como en su momento pasó con el denominado tercer sector)? ¿Pueden y deben las comunidades […]

  4. Los derechos sociales como nicho de mercado | R... linked to this post on 03/01/2014

    […] ¿Sirve la innovación social para sustituir a los derechos sociales? ¿por qué ahora interesa tanto a los Estados europeos fomentar el emprendizaje social?  […]

  5. Sobre el aprendizaje de ética tecnológica en la educación formal | Catorce.cc linked to this post on 04/01/2014

    […] rellenar los numerosos huecos que está dejando el debilucho Estado del más-bien-malestar, como alerta Rubén Martínez. Además, nuestras redes de apoyo mutuo deben desplegar astucia para no caer en discursos que de […]

  6. Sé creativo, come mierda | linked to this post on 11/01/2014

    […] de su instrumentalización? ¿Cómo hacerlo para que no constituya un paso progresivo hacia la neoliberalización de las administraciones públicas (como en su momento pasó con el denominado tercer sector)? ¿Pueden y deben las comunidades asumir […]

  7. Pragmatismo en la incertidumbre | Nativa linked to this post on 27/05/2014

    […] son las cooperativas y las formas de economía alternativa. No sorprende ese discurso si pensamos qué transformaciones reales supone ese fomento institucional de los emprendedores sociales y a qué cambios estructurales […]

  8. Pragmatismo en la incertidumbre | LEY SECA linked to this post on 04/06/2014

    […] son las cooperativas y las formas de economía alternativa. No sorprende ese discurso si pensamos qué transformaciones reales supone ese fomento institucional de los emprendedores sociales y a qué cambios estructurales […]

  9. El comunitarismo liberal y la innovación social | LEY SECA linked to this post on 08/11/2014

    […] la posibilidad que aquellas esferas con el Estado ya no opera como garante de los derechos sociales podía percibirse como un nicho de mercado para las prácticas de innovación social. En ese breve texto concluía que parece que “no se trata de pensar cómo recuperar el Estado […]

  10. El capitalismo colaborativo tiene un plan linked to this post on 26/07/2017

    […] prácticas del capitalismo colaborativo se basan en monetizar las necesidades de la gente más afectada por la crisis. No hay una gran novedad en eso. Usar las pérdidas colectivas y la potencia cooperativa para […]



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Bernat: Una precisión. Se “contrata” a músicos para actuar en directo, no para posar como modelos con la...
  • Amós Pérez I Escrig: Una precisión. Palo Alto Market es un evento comercial que consiste en la explotación por parte...
  • Qiman: Molt d’acord amb els punts que expresses en aquest post, un parell de puntualitzacions i aprofundiments només,...
  • Mariví Martín: Salutacions des de València. El vostre escrit m’ha interessat molt. Estaré atenta per a conéixer...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )