Skip to content

Carregant

Subiendo el camino

Escrit el 27/05/2015 per Kike Tudela a la categoria Intervencions al Fòrum.
Tags:
Intervenció de Kike Tudela, al 14è Fòrum Indigestió

Hoy mientras bajaba el camino, me encontré con mi amiga Manuela que me recomendó otro título para lo que aquí vengo a contaros. Sería algo así como “Fuera de las murallas” y aquello me pareció también evocador, porque Barcelona, como sabéis, debe su forma urbana actual a muchos factores, pero sin duda, uno importante es el hecho de que durante cientos de años estuvo atrapada por unas murallas que no le dejaban crecer.

Castigada a estar encerrada en si misma, desarrolló así aquel ensimismamiento al que tantas veces se alude cuando se la describe como una ciudad que vive, o ha vivido, la mayor parte de su historia reciente de espaldas al mar y la montaña. Yo vengo a hablar de lo que significa estar fuera y dentro de esta ciudad, o lo que es lo mismo, de sus límites y sus potencias.

Subiendo el camino

No pretendo hablar de urbanismo… ¡madre mía, en menudo follón me iba a meter si tratara de aportar algo en esa materia!. Más bien quiero hablar de “rurbanismo”, de algo que afortunadamente puede suceder y sucede en esta ciudad, porque Barcelona tiene algo que la hace especial, aparte de sus bares, sus cielos y sus olas. Esta ciudad tiene límites físicos. Límites naturales, claros y nítidos, fronteras que no le permiten crecer más. Y es precisamente en los territorios fronterizos donde suelen suceder las cosas más interesantes, aquellas que permiten intuir con más claridad que la vida que vivimos podría perfectamente ser otra diferente y nosotros, de paso, también podríamos ser otras personas.

La vivencia rurbana es lo que sucede cuando la ubicación de una ciudad consiente que algunos de sus habitantes la abandonen sin dejar de estar en ella, que dejen de ser urbanitas sin dejar de serlo en realidad y entren en contacto cotidiano con la antítesis de la ciudad, que es el campo. Sería algo semejante a una vida anfibia, sólo que en el mar, frente al Poble Nou o la Barceloneta, por ejemplo, de momento no es posible residir, en tanto no prosperen proyectos de plataformas petrolíferas, con sus correspondientes centros comerciales, bares de paella y sangría y sus tiendas de souvenirs. Proyectos que a buen seguro duermen esperando su oportunidad en algún cajón del ayuntamiento…

Los seres rurbanos a los que me refiero viven en las montañas de Barcelona, sobre todo en Collserola. Bueno, en realidad la mayoría viven en los inmensos bloques de los barrios colindantes, como Montbau, Guineueta, Canyelles y Roquetas, pero pasan tanto tiempo en la montaña que al final es como si viviesen allí. No son personas de paso, quiero decir que no son como aquellos ciclistas cubiertos de protecciones que parecen gladiadores y surcan a toda pastilla los senderos de la montaña, destrozando todo lo que encuentran a su paso. Ellos, los rurbanos, pertenecen, pertenecemos, a ese medio y esa es nuestra forma de vivir Barcelona.

Yo vine a esta ciudad a comienzos de este siglo, procedente de mi querida, pequeña y montañosa Granada. Por aquel entonces la imagen que yo tenía de Barcelona estaba muy influenciada desde mi niñez por las viñetas de Superlopez, en las cuales se mostraba una ciudad gris y caótica, devorada por un tráfico endiablado, del cual huía volando este superheroe torpe y entrañable. Supongo que algo de eso me tuvo que animar a tratar de alzar el vuelo una vez me vi inmerso en esta jungla de asfalto. Los rurbanos que yo menciono alzan el vuelo cada día subiendo los caminos que los conducen a los rincones de la montaña y desde allí divisan, divisamos, la inmensidad urbana con toda su sinfonía de ruidos, sus nubes de humo, y a menudo nos alegramos de no estar aquí abajo.

Barcelona tiene una Collserola rica, situada al sur y donde viven, en lujosas torres bien integradas en sus frondosas laderas, la mayoría de los dueños de la ciudad y buena parte de los dueños del país, y una Collserola pobre, situada al norte y sembrada de torres de alta tensión, pelada por los incendios, paraíso de ginestas y chumberas. En esa inmensa escombrera, que devoró toneladas de runa durante las décadas del desarrollismo, se situaron los polígonos de viviendas que albergaron a esos cientos de miles de barceloneses que llegaron, que llegamos y que siguen llegando a trabajar, o más bien sobrevivir, en los últimos cincuenta años. Aquellos inmensos bloques se alzaron como muros frente a la montaña, las nuevas murallas que la ciudad levantó, despechada por no poder seguir creciendo más allá. Sabemos que Porcioles, aquel alcalde franquista y catalanista nos miró con rabia, lamentando que las montañas cerraran el paso a su proyecto de Gran Barcelona, que hubiera hecho de Poble Nou y Can Anglada, de Sants y Ripollet, barrios de una misma ciudad… la mayor del sur de Europa, el orgullo de sus gobernantes y sus gobernados…

IMG_3059

Kike Tudela, al Fòrum Indigestió. Foto: Carles Llàcer

Algo en la arquitectura de aquellos barrios fue pensado para negar a sus habitantes la condición rural. Son maquinas urbanizantes que tratan de extirpar de la población que un día llegó, en su mayoría del campo, ese sentimiento primitivo e inútil en un mundo de fábricas y talleres. Visto así, los vecinos de la Collserola pobre no tienen más remedio que conformarse con ser los guardianes de una gran ciudad, custodiar sus límites, olvidando a menudo que durante muchos años fueron los pobres de esta ciudad los que más disfrutaron de su naturaleza, siempre negada, ya fuera en las barracas de Montjuich y del Carmelo, o en las playas de Somorrostro, donde cuentan que los gitanos se ganaban la vida pescando clavos en el mar que luego vendían por kilos.

No obstante, frente al atractivo de la ciudad y su maquinaria mediática, que nos inocula ese sentimiento de polilla que revolotea encandilada en torno a una bombilla, una de cuyas máximas expresiones serían las fuentes luminosas que proliferan por doquier, el sentimiento rurbano afirma su propuesta cultural, o mejor dicho, agricultural. Se trata sencillamente de buscar esa otra belleza y todas aquellas recompensas que Barcelona, tal y como está organizada hoy en día, no puede ofrecer. En ese inmenso bien comunal que es Collserola, cientos de Marcovaldos de los suburbios lucen con orgullo, de regreso a sus bloques de hormigón, bastones de madroño o almez, manojos de espárragos cosechados en las laderas, flores y verduras cultivadas en alguno de los cientos de huertos okupados que en ella hemos abierto y en los que hacemos algo que les está prohibido a los habitantes de una ciudad: producir comida. Son las mismas personas que se sientan bajo un árbol o se refrescan en alguna de las antiguas fuentes que existen y han sido recuperadas mediante esfuerzos anónimos y generosos. Íntimos conocedores de lugares donde da gusto pasear cuando amanece, al atardecer o tras una buena lluvia.

Quizás si esta ciudad fuera otra y no la “botiga mes gran del món”, si se tumbaran unas cuantas manzanas del Eixample para crear grandes parques, donde volviera a latir la tierra que quedó sepultada bajo toneladas de hormigón, miraríamos con otros ojos la montaña. Pero mientras tanto, a menos que construyan un tranvía que llegue del Tibidabo a Torre Baró y nos engulla la Nada del turismo, los habitantes de la Collserola pobre nos seguiremos sintiendo afortunados y con esas ganas de ser y de no ser parte de Barcelona. De repetir algo tan cotidiano como guardar la azada o terminar de sacar el pan del horno y cambiarnos corriendo de ropa para bajar el camino, galopando a lomos de una bicicleta o surcando los senderos profundos que van a dar al asfalto. Con esa pequeña emoción de tener que improvisar en un periquete el ritual ancestral que las gentes del campo llevaban y llevan a cabo para emperifollarse y disimular su ruralidad al ir a la ciudad y que no se les note demasiado que respiran y sudan en otra frecuencia. Entraremos en el metro con tierra en las manos, olor a leña y alguna verdura asomando la mochila para regalar a los amigos urbanitas. Ya en el vagón, miraremos el teléfono, aparentando ser uno más, fundiéndonos con el flujo humano subterráneo de esta ciudad, de la cual escaparemos aliviados horas más tarde, al regresar a la cadena que cierra el paso a los vehículos y señala el comienzo de la montaña, subiendo el camino.

Afortunada la ciudad que tiene límites.

Kike Tudela, mayo de 2015.

 

Vídeo amb les intervencions al Fòrum (la intervenció de Kike és sobre el minut 21:00):


0 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Hara: Iru for precious friend!
  • Montserrat Iniesta: T’aplaudeixo amb les orelles, Ramon. Confio en una nova generació que comença a imaginar...
  • Masnel Gris: Molt necessari. Gràcies, necessitava un article com aquest. Em qüestiono molts dies coses com aquesta,...
  • carme rodriguez: Molt be, Ramón, molt interessant la revisió del concepte obrer, l’extensió del terme vers la...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies

fesnos_indies

mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )