Skip to content

Carregant

Efraín Foglia: “La dependencia tecnológica genera desigualdades enormes”

Escrit el 25/02/2016 per Marc Balfagon a la categoria ENTREVISTES.
Tags:

Efraín Foglia es un mexicano que vive a caballo entre el Raval y Vic. Es, o ha sido, ciberpunk, diseñador de interacciones digitales, Doctor en Bellas Artes por la UB, investigador y miembro fundador de Guifi.net, la red de telecomunicaciones autogestionada más grande del mundo. Con él hablamos de soberanía tecnológica, de la historia y las potencialidades de Internet, y de la experiencia de Guifi.net, un excitante proyecto que relaciona infraestructuras, tecnología, vinculación social y autogestión.

Foto: Pep Herrero

¿Qué es Guifi.net?

Guifi.net es una red de telecomunicaciones. Se parece bastante a una empresa de telecomunicaciones normal, es decir una empresa que construye infraestructuras de telecomunicación: con cables, postes etc. Pero la diferencia sería que “una teleco” normal es una empresa privada, piramidal. De hecho, podríamos decir que la mayoría son monopolios. Es un modelo de negocio ultracapitalista. Guifi.net sería exactamente lo mismo a nivel técnico, pero a nivel conceptual no comparte este modelo. Comparte un modelo más parecido al de la Wikipedia. Hay una serie de personas que generan un marco, para que todos puedan colaborar y tengan un conocimiento que sea de libre acceso. En el caso de Guifi.net seria un modelo en que los que participan van construyendo su infraestructura física (sus postes, sus redes, sus cables…). Seria como un back to the roots al tiempo en que se inventó Internet.

Y todo lo que son los activos, la licencia etc van directamente sobre la línea que conocemos con conceptos como software libre, código abierto, propiedad distribuida, economía colaborativa etc. Y a nivel de gobernanza, todo se rige por una licencia que se llama “Comuns sense fils” (Comunes sin hilos) que sería un acuerdo muy básico en el que todo el mundo es capaz de compartir estos recursos. Todo el mundo pone lo que tiene, pero lo más importante es que la red se siga manteniendo abierta, libre y neutral.

Abierta se referiría al acceso. Libre tiene que ver con la libertad que tú tienes para modificarla, o mejorarla sin dañarla, o obstaculizar su flujo. Y neutral, quiere decir que exista neutralidad a la hora de negociar con las diferentes fuerzas los derechos para construir tu propia red. Pedimos neutralidad, o pedimos simetría, entre las grandes compañías y este tipo de iniciativas.

levantar-antena¿Cómo surgió Guifi.net?

El motivo primero para empezar fue que en la comarca de Osona no llegaba Internet o llegaba muy mal. Entonces una gente se organizó y empezó a montarlo. Pero ya en Barcelona había un montón de movimientos por barrios que también lo estaban intentando. Este fue el inicio en 2004. ¿Qué pasó? Que al tener Guifi.net los protocolos más amigables, empezó a crecer el proyecto. Además, como estaba a las afueras de Barcelona recibía menos presión. En cambio, la gente de Barcelona que estaban haciendo cosas parecidas a nosotros fueron diezmándose, pero sobrevivieron. Cuando Guifi.net entró a Barcelona, toda esta gente se sumó. Hizo de paraguas de un montón de pequeños movimientos que tenían la misma idea, pero tecnologías diversas. Asumieron la tecnología de Guifi.net y algunos, como la gente de Gràcia que son superguais, crearon otra que complementaba Guifi.net. Dos tecnologías diferentes para diferentes usos.

Osea que en parte empezó intentando resolver un problema que las grandes empresas o las administraciones no estaban resolviendo, ¿no?

Sí. Una peña se juntó en el campanario del pueblo este de Osona diciendo “¡esto no puede ser!”. Pidieron unos cacharros, pusieron dinero y de una masía que tenía Internet la compartieron a muchas masías. Hicieron una red propia, valiéndose de una pequeña conexión comercial que había ahí. Por la necesidad, y por lo relativamente fácil que fue hacerlo, mucha gente se apuntó.

¿Cómo va creciendo el proyecto? ¿Como se va ampliando esta red a nivel colaborativo?

En parte es por el concepto de escalabilidad. Es uno de los elemento de éxito que ha tenido Guifi.net. Éxito, en el sentido de que ha ido aumentando el número de gente que se han involucrado en el proyecto. El concepto de escalabilidad en el caso de Guifi.net está sustentado por el uso de software libre. Esto quiere decir que cualquier persona que se lo quiera leer puede tomar la decisión de seguirlo expandiendo. Todos los protocolos son de acceso simple: todos los elementos físicos y virtuales, hardware y software, se pueden adquirir tranquilamente sin tener que pasar por un único distribuidor. Además, cuando tú aceptas la licencia de uso, esto te obliga a asumir también la responsabilidad de que cuando te conectas, otra persona se pueda conectar. Y esto genera la escalabilidad.

Podríamos definir escalabilidad como la capacidad de un diseño de crecer por módulos y amplificar el potencial de toda la macro estructura. (imagina el sistema de Lego pero con tecnología abierta). Entonces contra más gente se sume, en pequeños grupos, el proyecto en general amplifica sus posibilidades. El ancho de banda ciudadana crece y la solidez de la red se afianza.

¿La escalabilidad cómo se da a nivel económico?guifinet_maps300

Muy parecido al crowdfunding: si yo me quiero conectar de un pueblo a otro en esta red, yo me tengo que buscar la vida. Ahora hay un montón de vías. Desde el microfinanciamiento a buscar un modelo de negocio, pequeño y que sea justo, pero que te permita financiar y, por ejemplo, que el pueblo donde lo quieras instalar se beneficie. Pero siempre es economía distribuida. Lo más importante es que cada uno puede hacer su jugada pero que se mantenga una balance generalizado.

Así, la escalabilidad viene dada por la facilidad y los protocolos tecnológicos, que son abiertos y no limitantes. Normalmente las compañías tecnológicas lo que hacen es generarte limitaciones artificiales. Como lo de la obsolescencia programada. Eso es artificial. Lo mismo con los megas de subida y bajada a la red. Que te vendan un paquete de 20 megas de bajada y medio de subida viene impuesto por la arquitectura que ellos han querido imponer. La red nosotros la hacemos simétrica. Estas facilidades son las que han hecho que, más o menos, cualquier persona que se pueda leer los protocolos y quiera cooperar, pueda hacerlo. Y nadie mantiene a nadie. En el fondo, no hay nada gratis. Si alguien se conecta, tiene acceso a la red con unos costes mínimos. Pero tiene que hacer frente a esos costes. Es como regar tu plantita.

Lo que lo hace difícil es que no estamos acostumbrados a gestionar nuestras infraestructuras. Y generar infraestructuras no es nada sencillo. Necesitamos modificar parte de la ciudad: sus cables, sus tuberías, su espectro radioeléctrico, los tejados de los edificios… Es como si alguien se plantea desviar un rio. Imagínate todo lo que implica. En Guifi.net dijimos vamos a liarnos a montar este marrón. Pero era algo como muy impenetrable. Nosotros llevamos muchos años en esto y aún nos cuesta muchísimo explicar exactamente de quién es Internet y de dónde viene.

¿Y de quién es Internet y de dónde viene?

A mediados del siglo XX cuando ya existían los ordenadores se pensó en la idea de interconectarlos. Así nace como concepto Internet, sobre todo en universidades y a nivel de uso militar. Después, Tim Berners-Lee dice “pero yo quiero hacer un protocolo para que todos hablen el mismo lenguaje”. Que es el famoso html. Antes de eso, todo el mundo se intercambiaba información pero, digamos, se hablaba en diferentes idiomas y era un marrón. Había protocolos cerrados y, en cambio, con un protocolo abierto todos podíamos hablar. Cuando se hizo eso, cada vez se empezaron a conectar más ordenadores bajo este protocolo. Y de allí viene lo de “la red de redes”. Internet es un montón de redes (pequeñas, grandes y medianas) que se interconectan entre ellas. Esto empieza a crecer, cada vez se conectan más zonas del planeta a Internet y cuando explota, y se vuelve ya un modelo de negocio muy lucrativo, es cuando empieza la privatización. Es lo que yo digo “ahí muere Internet”.

¡Pero no muere!

Al principio, la gente no especializada solo se interesaba por cómo pagar menos y tener más megas. Estaban naturalizando que Internet es de unas empresas y que nos lo alquilan, cuando la idea inicial de Internet era la de intercambiar conocimiento a través de un protocolo en el que todos hablemos. Era una idea maravillosa a nivel educativo, sanitario etc ¡Acaba de cumplir 22 años el movimiento zapatista y fue el primero que usó Internet en los movimientos sociales! Mientras muchos ya se desencantaban con los medios de comunicación globales, de repente se vio la potencialidad de la red. Cuando esto sucede, mucha gente que venía del activismo, o que trabajan en sistemas informáticos, dicen “están jodiendo Internet”. Con esto hacían referencia a que Internet se alineaba, por sus intereses económicos y de control, a los medios broadcast. Internet se quedaba en pocas manos y dejaba de ser horizontal.

Entonces, se empiezan a organizar. ¿Dónde? Básicamente en países que ya habían generado un estado del bienestar, por un lado. Que tenían universidades técnicas, por otro. Y, finalmente, países con alto nivel de relación con otros lugares. Lo hicieron fanáticos de la tecnología y activistas cibernéticos, como los de Indymedia, por ejemplo. Podemos decir que Internet sigue creciendo de forma comercial a nivel global y por otro lado, se comienzan a construir infraestructuras abiertas de telecomunicación, que poco a poco se van corporizando en la sociedad a una escala local con interconexión internacional. 

antenas-Guifinet-instalan-voluntarios_EDIIMA20160222_0038_5¿Y qué pasó entonces?

Esta gente se empieza a organizar, y como ya hay una maduración del software libre que venía de EE.UU se dicen “¿Por qué no hacemos nuestra propia red? Parece una utopía muy loca pero podremos controlar nuestros datos”. Hicieron lo que hizo Tim Berners-Lee en su laboratorio: conectar varios ordenadores e intercambiar datos. Esto empezó a crecer, también porque había una economía robusta en la que la gente se podía permitir financiar su trozo de infraestructura, y se vio que podía traer una multitud de aplicaciones.

Y ahí empieza el debate de las infraestructuras. ¿A quién le pertenece todo ese flujo de datos fruto de la interconexión de ordenadores a nivel global? Lo que hizo Tim Berners-Lee cuando generó todo esto, fue crear una asociación que se llama W3, que de alguna forma es un consultor para ver toda la gobernanza de Internet a nivel global. Y ellos, junto con las empresas, definieron que en cada país existieran puntos de intercambio de información, los puntos neutros o los exchange points. Y esto es muy geopolítico. Los países más grandes tienen más de estos puntos, que son como llaves. Desde esas llaves se transmite a las diferentes poblaciones a través de una red. En EE.UU es donde más hay. Hay casi en cada uno de los estados. Aquí hay uno en Madrid y otro en Cataluña. De ahí sale el manantial y tienes que hacer la malla, la red, para que llegue hasta el último pueblo. Entonces, si vives en las ciudades con puntos de intercambio tienes mogollón y si vives lejos, no tienes.

¿Y dónde está nuestro manantial de Internet?

En nuestro caso, en Barcelona, el punto neutro está en la Zona Franca. Esto quiere decir que allí hay un grifo de una serie de instituciones internacionales que te dicen “si tu eres una teleco y te lo quieres llevar a un pueblo, aquí hay una serie de cuotas, yo tengo unos protocolos y te doy el cable. Entonces, tu ya lo llevas a tu zona”. ¿Qué pasa? Que la red está tejida mayormente por Telefónica. Entonces, ellos revenden. Hasta que apareció Guifi.net no había ningún operador que fuera comunitario y se conectara allí. Guifi.net lo que logró poco a poco fue institucionalizarse dentro de esta línea y decir “yo también me quiero conectar”.

¿Entonces de ese grifo sale Internet tal y como es y después una serie de empresas lo trocean y lo modifican, para vendértelo y sacar su beneficio?

Es así. Viene una compañía, y como es un modelo de negocio en el que exprimen la economía al máximo, solo tienen una regla: más dinero gastando menos. Todo lo que tenga que ver con cobertura, derechos humanos etc, está fuera del debate. Pero también es importante decir que entre la nacionalización de todas estas empresas y su posterior privatización, ellos, estas grandes empresas, fueron fundamentales para crear las grandes macro estructuras. Como por ejemplo, tirar cable de fibra óptica entre dos continentes. O sea que el proyecto de Guifi en el fondo también existe porque ya habían macro estructuras encima de las cuales podemos crear un modelo. Porque el proyecto de Guifi a pelo es incosteable. En términos generales, Internet está entrelazado entre el capitalismo extremo, que generó infraestructuras muy bestias, y estos movimientos sociales que leyeron y pensaron cómo encajar todo esto.

¿Cuéntame eso de que no sois como una empresa capitalista pero tampoco se os puede llamar anticapitalistas? Te lo he oído en algún sitio…

Esto es una versión personal mía. Hay gente que esta en Guifi.net que son anarcos y dicen “estoy aquí porque esto es anticapitalista”. Hay otra gente que dice “nosotros aplicamos el libre mercado pero lo hacemos bien”. Yo lo que digo es que por mucho que se romantice el hardware y el software libre, hay elementos que por su necesidad de eficacia industrial no se pueden hacer a nivel comunitario ni del barrio. Decimos que somos agnósticos a nivel de hardware. Esta paradoja de que alguien vaya con mil pegatinas en el ordenador y lleve software libre. “Yo no me vendo al sistema” pero lleva un ordenador Dell. No hay ordenadores libres.

En mi visión, Guifi.net es una forma dentro del sistema capitalista de generar beneficios comunitarios. Y dentro de un capitalismo aceptado pero no aceptando las cosas putas del capitalismo. No aceptando la explotación de la gente, la limitación de sus derechos etc Digo esto poniendo el acento en que es capitalista porque hay un flujo económico para hacer una comunidad que es importante. Hubo un tiempo en el que se decía “¡Internet gratis!”. Y lo cambiamos. Internet tiene que ser sostenible. Desde mi perspectiva, no podemos salir de este sistema capitalista pero podemos releerlo de otra forma.

Últimamente surge mucho una discusión que confronta lo comunitario con lo público. ¿Tú cómo lo ves?

A mi me gusta usar el concepto de metástasis. Sería como lo contrario de lo que fue el movimiento okupa. Que fue muy relevante pero había una estética puesta sobre la mesa, un vocabulario… Una vez en una charla, alguien dijo una cosa que creo que es importante: dijo ”tenemos que ser multilenguaje”. Tener el lenguaje de los okupas, pero también el de un neocon que quiera cambiar. En mi perspectiva, este debate polarizado tiene una parte de falsedad. En el fondo estamos viviendo en economías, en éticas, que se van solapando. Desde las prácticas comunitarias creo que es fundamental que los protocolos (económicos, de gobernanza, tecnológicos) estén muy bien definidos. Si estos protocolos se terminan respetando creo que se puede llegar a grandes acuerdos de colaboración y de federación de comunidades. En una charla en la Flor de Maig lo llamé “el peering social”. El intercambio a nivel social.

Donde puede haber un debate mayor es en los contenidos. Pero nosotros nos centramos más en la infraestructura. Es decir, esos de ahí pueden ser de otro rollo que no es el nuestro, pero podemos estar mancomunados por las estructuras. Aunque no estemos de acuerdo, compartimos la red. Nosotros no generamos contenidos.

En temas de música nosotros siempre acabamos pensando que es más interesante fortalecer las bases (sitios para tocar, locales de ensayo…) que apoyar una música u otra, por exemple

Nosotros lo que hemos hecho cuando tenemos dinero público es decir “lo que tenemos que blindar es el futuro en común del proyecto”. No hacer proyectos de inversión que parecen muy del común, pero cuando hay cambio de gobierno se cortan. Hay que blindar la gobernanza, a pesar del que se vaya o el que se quede. Si lo aplicamos a lo que decías de la música: la idea sería generar un circuito común, independientemente de la escena (que esto les cuesta mucho a los músicos y artistas), pero que se blinde para cuando venga la oposición. Y además, a esas escenas o comunidades se les exige responsabilidad en el mantenimiento, sostenibilidad económica etc.

También hay proyectos alrededor del mundo que trabajan de forma similar. Así como nosotros tenemos esta cosa muy básica de “Tu ponte tu nodo y vas colaborando”, ellos tienen una ecuación mínima que me parece fundamental (hablando exclusivamente de infraestructura): tienen una red de lugares para tocar, de garitos, y tu puedes ir a cualquiera de ellos. El lugar que te acoja te tiene que asegurar comida, sitio para dormir y electricidad para que toques. Asegurando estas cosas ya tienen giras, giras y más giras. Esto para mi es infraestructura comunitaria. Y tienes que blindar los mínimos. Si tu no tienes esa base fija, es muy difícil. Están saliendo libros de teoría cultural y con la infraestructura nadie sabe qué hacer. Es como decir “quiero ser músico pero no me puedo pagar la guitarra”. Joder, guitarras sobran. Pero te tendrás que federarte, tener un mínimo de convivencia con otros… Es una analogía que se podría hacer entre el mundo de Guifi.net y el de la música.

A Guifi.net la Generalitat os dio un premio…

Sí, en 2007, si no me equivoco, la Generalitat premia a Guifi.net como mejor proyecto de telecomunicaciones del país. Siempre hay ese contrapeso en las administraciones de “no lo veo mucho pero esto se hace en Catalunya y hay que mostrarlo”. Es una cosa muy loca.

Son medio piratillas pero…

¡Pero son nuestros piratillas! Y con lo del premio dieron pasta y se hizo la Fundación Guifi.net. Fue la primera estructura legal y ya se empezó a jugar en otra liga. Tuvimos un debate muy grande con esto. Había gente que decía yo no quiero estructuras jerarquizadas y, por otro lado, había otra gente, muy coherente, que respondía si empezamos a crecer te pueden hacer una OPA, porque eres una empresa de telecomunicaciones. Te la pueden comprar y si es fundación no. Osea, que mola decir esto de “soy pirata” y tal, pero en verdad nosotros queremos hacer cosas que ya están en las leyes. Ni siquiera necesitamos romperla, solo que se respete la ley. Simplemente estamos intentando aplicarla. Porque si te la lees dice que tenemos derecho a conectarnos y que se les ha dado la concesión a esas empresas para que le den cobertura a todo el mundo. Con eso ya nos vale.

Es un poco como las cooperativas tipo Som Energia, formas alternativas pero que no tienen porqué ser ilegales.

Es que se ha naturalizado que cualquier cosa que se salga del marco de la súper explotación es ilegal. No. Lo que pasa es que casi siempre hablamos de grandes mentes, filósofos etc y hay que ir

también a los abogados y a la gente que sabe leer las leyes. A nosotros la gente nos viene acojonada, aunque ya hayan 30.000 usuarios en nuestra red. Una de nuestras tareas es desactivar la pregunta de “¿es ilegal?”. Todo esto es una construcción de la economía de consumo. Como la sobre protección por los virus que ellos mismos generan. Si hay elementos que no parecen muy comerciales de “una teleco”, eso quiere decir que eso tiene que ser ilegal. En el temor, y también en la apatía, está el caldo de cultivo perfecto para que sea difícil ir adelante con este tipo de proyectos.

Ahora se habla bastante de soberanía tecnológica ¿Cómo crees que se puede conseguir esa soberanía tanto en un nivel político/colectivo como a nivel personal? ¿Qué cosas puede hacer una persona para ser más soberano tecnológicamente? 

Primero, ser consciente de que la dependencia tecnológica genera desigualdades enormes a nivel de democracia. Para ello, las personas deben informarse y conocer proyectos alternativos. Se debe asumir el compromiso de analizar la realidad socio-tecnológica desde una perspectiva política.

Después, pasar a la acción. Mover ficha y darse la oportunidad de probar otros sistemas que se acercan más a la ciudadanía como entes pensantes y no como consumidores. No es necesario ser tecnólogo, se necesitan multiplicidad de acercamientos al problema.

También es necesario naturalizar el debate y rechazar la idea de que este tema solo pertenece a perfiles concretos. La soberanía tecnológica es un concepto extrapolable a muchas actividades de nuestra sociedad. Estamos hablando de tomar decisiones en consenso para beneficios comunes de futuro. Por último, hay que tener claro que cambiar un sistema perfectamente engrasado como la dependencia tecnológica capitalista no se acabará de la noche a la mañana. Hay que ser realistas: con enviar un tuit no es suficiente. La soberanía tecnológica es un proceso de construcción gradual, a mediano o largo plazo, y que tiene costos concretos. Se debe trabajar a varias bandas y desde varias perspectivas.


0 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Bernat: Una precisión. Se “contrata” a músicos para actuar en directo, no para posar como modelos con la...
  • Amós Pérez I Escrig: Una precisión. Palo Alto Market es un evento comercial que consiste en la explotación por parte...
  • Qiman: Molt d’acord amb els punts que expresses en aquest post, un parell de puntualitzacions i aprofundiments només,...
  • Mariví Martín: Salutacions des de València. El vostre escrit m’ha interessat molt. Estaré atenta per a conéixer...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )