Skip to content

Carregant

El aplauso

Escrit el 21/02/2016 per Marta Vallejo a la categoria Postals de Yakaar.
Tags:

Lo que el hombre contempla en el espectáculo es la actividad
que le ha sido sustraída, es su propia esencia, convertida en
algo ajeno, vuelta contra él, organizadora de un mundo colectivo
cuya realidad es la de este desposeimiento.

Jacques Rancière. El espectador emancipado

 

Calle Abu Qir, siete de la tarde, carretera de seis carriles. Un hombre de pie subido a la fila de tochos que separa los coches que van de los que vienen. Ha dejado un par de bolsas de plástico en el suelo y se ha arremangado un poco las mangas del jersey. Fija la mirada hacia un punto relativamente indeterminado al otro lado de la calle y aplaude. Clap clap clap clap clap.

Unos tres minutos de aplauso. Pausa. Estiramiento de brazo derecho, estiramiento de brazo izquierdo, hace rodar los hombros y vuelve a aplaudir. Clap clap clap clap. A la izquierda la facultad de ingeniería, a la derecha un hospital, a ambos lados coches camionetas motos transeúntes policía de tráfico bicicletas. Y un hombre de pie que aplaude siguiendo un ritmo que sólo él conoce, metrónomo lunático.

La escena se repite prácticamente todos los días, prácticamente en el mismo sitio, prácticamente a la misma hora.

Casi todos le han visto alguna vez, incluso los que creen no haberle visto al ser preguntados recuerdan vagamente su perfil de aplaudiente barrigudo. Y una vez preguntados, casi todos tienen una historia diferente para justificar sus ovaciones cuarteadas. El hombre que aplaude es un interrogante abierto en medio de la ciudad. Como coplas de antes, unos dicen que le mataron al hijo universitario. Otros que le echaron de su puesto de funcionario en el hospital. Que si es de los islamistas. Que si de los socialistas. Que si de los generales. Que si está loco. Que si no lo está. ¿Qué le queda para celebrar a un señor de mediana edad en el país de lo incierto? Donde se desaparece a la gente de veinte en veinte y se mata a los malos de mil en mil.

¿Para qué coño aplaude el hombre que aplaude? La pregunta se desmigaja en el hueco de sus palmas. Clap clap clap clap.

 

Tomando birras con A le hablo de los aplausos en Abu Qir y de que me alegra la tarde verle dando el cante en medio del tráfico. A se pone en guardia y se le erizan las cejas. Me cuenta que cuando Bouazizi se prendió fuego en la plaza pública en 2010 hubo quién dedicó tiempo y letras a teorizar su inmolación en términos de performance. Señoras y señores hemos descubierto el arte total en tiempos de dictadura, con notas a pie de página y primaveras árabes. Se coloca bien las gafas y me pregunta que a mí que me parece, ¿performance o qué? Le doy un trago a la birra para ganar tiempo. Pues no sé, a mi me parece un hombre dando palmas. Pero igual tendríamos que ir más a menudo a ver cómo lo hace.

En esta ciudad hay poetas en la cárcel. Películas censuradas. Galerías clausuradas por orden de arriba. Editores encausados. Periodistas desaparecidos. Estudiantes torturados. Anónimos en las cunetas. Cada vez que pensamos en hacer algo que le dé forma a lo que nos pasa, anticipamos el balance de riesgos y contabilizamos interrogatorios como costes de producción. Casi nunca nos pasa, pero pasa. Y cada vez hacemos menos y cada vez pasa más. En cambio un señor con sus razones se planta en plena calle a ovacionar este vacío y nadie le dice nada.

Vuelvo del súper camino a casa, me bajo de la bici y escucho al hombre que aplaude. Me fijo en sus gestos, brazos cansados, ritmo constante. Cuando le tengo aplaudiendo de cara le miro a los ojos y no se inmuta. Me ha visto, pero le da igual. Y miro a los coches que pasan, que no le miran pero le ven. Ni metáfora ni performance ni locura. ¿Entonces qué? me pregunta A. Pues yo qué sé. Un paréntesis. Y le aplaudo.

Clap clap clap clap.


0 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Bernat: Una precisión. Se “contrata” a músicos para actuar en directo, no para posar como modelos con la...
  • Amós Pérez I Escrig: Una precisión. Palo Alto Market es un evento comercial que consiste en la explotación por parte...
  • Qiman: Molt d’acord amb els punts que expresses en aquest post, un parell de puntualitzacions i aprofundiments només,...
  • Mariví Martín: Salutacions des de València. El vostre escrit m’ha interessat molt. Estaré atenta per a conéixer...

Arxius

Autors

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Donen suport

fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )